Te ponen voz de ardilla o de robot mientras juegas y acaban de recibir una ronda de 8 millones de euros: así es la startup valenciana Voicemod

Te ponen voz de ardilla o de robot mientras juegas y acaban de recibir una ronda de 8 millones de euros: así es la startup valenciana Voicemod

Esta es la historia de tres hermanos valencianos que pasaron de tener una banda de música juntos a crear filtros de voz que ahora son usados por los gamers y streamers más populares. Hablamos de Voicemod, startup que acaba de recibir una ronda de inversión de 8 millones de dólares desde Bitkraft Ventures.


Voicemod es un modulador de voz a tiempo real que se ha popularizado entre los creadores de contenido. Es una herramienta con la que puedes crear una voz graciosa mientras juegas en directo o añadir diferentes efectos dependiendo del contexto (por ejemplo, estar en una cueva o el efecto de quedarse sin respiración). Es compatible con juegos como ‘Apex Legends’, ‘League of Legends’, ‘Valorant’, ‘Minecraft’, ‘Fortnite’, entre muchos otros, además de plataformas como Discord, Skype o Zoom.

«Los tres somos músicos», nos cuenta Jaime Bosch, uno de los fundadores de Voicemod junto a sus otros dos hermanos, Juan y Fernando, «siempre hemos tenido una relación estrecha con la música y con el audio, por eso hemos querido tirar por este camino».

Hoy Jaime nos cuenta todo lo que hay detrás de Voicemod: cómo han nacido y han llegado a hacerse un hueco dentro del mundo del streaming y de la creación de contenido.

«Queremos ser la voz de tu avatar digital»

Jaime

Hemos convivido con los filtros de imagen desde hace años. Instagram nos trajo los filtros de color mientras que Snapchat fue un paso más allá con filtros más interactivos y lúdicos. Es verdad que algunos incorporaban también modificadores de voz, pero Voicemod decidió apostar por variedad y compatibilidad con la mayor cantidad de plataformas de terceros.

«Nuestra tesis detrás de todo esto es que Voicemod te amplifica la forma en la que te comunicas en el mundo digital», nos resume Jaime.

«Queremos ser la voz de tu avatar digital, no solo una aplicación de PC. La herramienta que hemos creado hace fácil para todo el mundo personalizar la voz de su identidad digital. La idea es que, además, te la puedas llevar allá donde estés, ya sea en PC, Mac, consolas… Ser la referencia en este aspecto».

El año pasado podíamos ver a El Rubius subir este vídeo en su canal, acumulando ahora más de 33 millones de visualizaciones. La principal gracia del vídeo es escuchar a Mangel usar el modulador de voz de Voicemod mientras juega a ‘Fortnite’ con Rubén, mostrando de forma genuina las posibilidades de esta herramienta a la hora de compartirlo con amigos.

En una breve búsqueda en YouTube podemos ver que diferentes creadores de contenido le siguieron y encontraron su utilidad para crear de forma diferente, por no hablar también de creadores angloparlantes. Los vídeos suelen ser en tono de humor, soprendidos al oír su propia voz modificada como si fueran un robot o una ardilla.

Esto rápidamente se hizo popular entre los gamers, que decidían enseñárselo a sus amigos y compartirlo por su propia cuenta. «Ahí es cuando nosotros nos percatamos que Voicemod es una herramienta maravillosa para los creadores de contenido», nos explica Jaime, «porque les permite crear un contenido muy viral de una forma muy simple«.

«La primera versión de Voicemod era muy experimental»

Los hermanos Bosch siempre han hecho proyectos juntos. Como hemos dicho antes, desde una banda de música hasta una empresa que formaron entre los tres. Se dedicaban principalmente a desarrollos web, siempre relacionados con el mundo de la tecnología, además de hacer multimedia trabajando para diferentes empresas y agencias en Valencia.

«Hicimos todo lo contrario a un MVP (Minimum Viable Product), estuvimos un año construyendo la tecnología, obsesionados con la interfaz, cómo hacerla, etc. Todo ello trabajándolo fuera de nuestro horario laboral».

«Voicemod nace cuando nos llega a nuestras manos el iPhone 3GS en 2009 y vimos el mundo de las apps como una oportunidad de un nuevo formato, una posible nueva vía de ingresos para nuestra empresa. Empezaba a haber un negocio con un acceso al software más masivo, en la palma de tu mano en el móvil y volviéndose mucho más barato. Lo veíamos como una democratización del software».

Entonces crearon el primer proyecto mobile en toda su vida: Voicemod. Los tres sabían que iba a ser algo que les iba a requerir mucho de su tiempo libre: «En aquel momento teníamos mucha carga de trabajo en nuestra propia empresa y sabíamos que embarcarnos en este proyecto significaría dedicarle nuestras tardes, noches, fines de semana y vacaciones, por eso queríamos que fuera algo que nos apasionara y que nos gustara».

Una influencia importante para empezar el proyecto «fue un estudio que se llamaba «Tap Tap Tap» en Estados Unidos, entre sus creaciones estaba Camera+, y este estudio había sacado una app que se llamaba Voices, a la que le siguió un Voices 2″. Era una app en la que había varios presets, se grababa una nota de voz y se le podía aplicar unos efectos.

voices2

«Estamos hablando de un modelo de app store muy reciente en la que todo era de pago, no existían ni las ‘purchases’, ni siquiera las notificaciones ‘push’. Este estudio tenía un blog donde publicaron sus métricas y, creo recordar, que en los primeros seis meses había facturado unos 400.000 dólares, una cifra parecida. Nosotros con nuestra experiencia en audio pensamos que podríamos darle una vuelta de tuerca, hacerlo a tiempo real, algo más experimental».

La primera versión que hicieron de Voicemod estaba muy inspirada en una mesa Reactable. Su idea era hacer algo muy experiencial, que con los cascos puestos pudieras editar tu voz en tiempo real y experimentar con los efectos.

«De hecho una de las cosas por las que nos ha costado tantos años encontrar el camino al éxito ha sido realmente porque nosotros lanzamos un producto cuando absolutamente nadie entendía qué estábamos creando. Y además hicimos todo lo contrario a un MVP (Minimum Viable Product), estuvimos un año construyendo la tecnología, obsesionados con la interfaz, cómo hacerla, etc. Todo ello trabajándolo fuera de nuestro horario laboral».

A finales de 2010 lanzaron la primera versión de Voicemod al mercado a la vez que seguían dirigiendo la empresa que les daba de comer. Durante los siguientes tres años, la aplicación permanecía disponible al público mientras el mercado de las aplicaciones móviles y de los smartphone comenzaba a hacerse cada vez más maduro. Hicieron varios cambios como una versión premium o incorporar notificaciones push, a medida que veían cómo cambiaba la App Store.

Founders Ii Jaime, Juan y Fernando Bosch. Crédito: Banzai Foto

«Vivimos toda esa evolución y a finales de 2013 tuvimos bastante éxito con algunas promociones con Voicemod. Vimos que empezaba a facturar bastante dinero, no lo suficiente para vivir de ello pero tenía buena pinta. Tomamos una decisión, un poco loca ahora visto desde la distancia pero que nos parecía maravillosa en ese momento, que fue cerrar la empresa y centrarnos totalmente en Voicemod. Entonces empezamos a buscar inversoras y aceleradoras».

Hasta ese momento, Voicemod había sido autofinanciada por los tres fundadores, con créditos personales en el banco a su cuenta incluidos. Ahora daban el salto a ser emprendedores y al mundo startup. La forma que conocían de trabajar era la de una empresa clásica, en la que a mayores ingresos más puertas se abren para hacer más cosas, pero ahora entraban en un terreno totalmente nuevo para ellos. La empresa Voicemod SL nace como tal en 2014 y se convierte en la prioridad de los hermanos Bosch.

«El secreto de Voicemod es cuando lo conviertes en social»

Entre 2014 y 2017 estuvieron iterando sin parar sobre productos mobile. Probaron varias tipologías de producto, desde aplicaciones de mensajes de audio, de video selfie, practicando diferentes formatos, diseños, entre otros. Hasta que dieron con el Voicemod que está actualmente en el mercado, pero la cosa no acaba ahí: «La aplicación que tenemos ahora, nuestro producto principal, que lleva en el mercado desde 2017, tiene más de 50 versiones«, nos cuenta Jaime para que visualicemos todo el camino que han tenido que recorrer.

«Al principio con Voicemod tenías una experiencia brutal pero la tenías tú solo. Su secreto del éxito es cuando lo conviertes en social: por un lado tú mismo lo escuchas y lo descubres, pero luego puedes hacerlo con tus amigos y ves cómo reaccionan a lo que estás haciendo, ahí es cuando se entiende la propuesta de valor del producto».

Voicebox

El filón gamer llegó en el verano de 2017. Su tráfico web siempre había sido mobile-first con un 80% y desktop un 20%. Ese verano empezaron a identificar que el tráfico proveniente de escritorio estaba subiendo de una manera considerable. Pusieron una serie de pistas por la web, como formularios, para saber qué es lo que estaba buscando la gente exactamente desde desktop.

«Nos dimos cuenta de que en ‘PUBG’ (‘PlayerUnknown’s Battlegrounds’), que había salido ese mismo año, tenía la funcionalidad del «proximity chat», que significa que puedes hablar con alguien que no es de tu grupo de amigos simplemente por estar cerca de otro jugador en el espacio online, entonces la gente lo quería para eso. Nos pusimos a desarrollar Voicemod para PC, muy enfocados al ‘gaming’, lo que vino derivado del uso y del ‘feedback’ por parte de los creadores de contenido».

El futuro de Voicemod

Actualmente Voicemod tiene 2,5 millones de usuarios activos al mes y la mitad de esos usuarios son americanos. Desde el inicio se habían enfocado en el mercado estadounidense por varias razones. Por una parte, según nos dicen, porque es un país que tiene una adopción muy rápida y los métodos de pago digitales están más avanzados. Por otro lado, el poder adquisitivo es mayor, lo que se traduce en mayores porcentajes de conversión.

Al centrarse en la comunidad estadounidense, y, por lo tanto, la comunidad angloparlante, poco a poco fueron llegando a algunos países de Europa. Los lugares donde tienen más presencia son Estados Unidos, Canadá, Australia y Reino Unido, seguido de otros cuantos países que tienen asimilado el inglés. Podemos verlo por los porcentajes de usuarios que se convierten en el Freemium: un 30% fue americano, en torno al 8% Francia y otro tanto Reino Unido, y después porcentajes más bajos, entre ellos España con un 2,5%, según nos cuenta Jaime de los datos de junio en la mano.

Screenshots Android

El siguiente objetivo de Voicemod es conquistar Asia, con intención de empezar a trabajar con socios locales de la zona para que les ayuden a adentrarse en este nuevo mercado: «Asia es todo mobile, además de que es la mitad del mercado en el mundo gaming. El producto occidental es mucho más generalista, basta con traducirlo y seguirá teniendo sentido en muchos países, pero de cara a países asiáticos tenemos que adaptarnos culturalmente«.

«En China y Japón hay una tendencia bastante potente de ‘streamers’ digitales. El ‘streamer’ ya no es una persona sino un avatar, le ponen un ‘voice-changer’ porque la persona que hay detrás controlando ese ‘streamer’ digital no quiere mostrar su identidad real. Se ocultan detrás de un avatar y se cambian la voz, entonces Voicemod ya se está usando para este tipo de cosas. Al final es todo lo contrario a lo que ocurre en Occidente: el ‘streamer’ quiere quiere ser la voz y la cara visible. Asia es todo lo contrario, quieren permanecer en el más absoluto de los anonimatos.»

Voicemod ha sido muy orientado y enfocado a un público occidental y aterrizarlo en Asia puede ser algo más complicado. Veremos cómo funciona y cuáles son los siguientes pasos de los hermanos Bosch.

Foto portada y Jaime Bosch | Banzai Foto


La noticia

Te ponen voz de ardilla o de robot mientras juegas y acaban de recibir una ronda de 8 millones de euros: así es la startup valenciana Voicemod

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alesya MO

.