Sistema excretor: partes y características

Sistema excretor

El sistema excretor también recibe el nombre de aparato urinario, pues, conforma el grupo de órganos por medio de los cuales el ser humano puede eliminar el sudor y la orina de su organismo.

Este sistema excretor es realmente importante para la supervivencia humana, debido a que si se acumulan sustancias que no son indispensables para el organismo, el individuo podría presentar infecciones, intoxicaciones, e incluso fallas en sus órganos.

Por ello, es necesario que se mantenga una higiene buena para que el sistema excretor se conserve en buen estado y pueda efectuar sus funciones de manera óptima.

Cuando el sistema excretor funciona adecuadamente el estado de salud también es bueno, pues, se evitan enfermedades como cálculos renales, insuficiencia renal, nefritis, entre otras.

Los residuos que desecha el sistema excretor son aquellos de tipo nitrogenados, es decir, aquel tipo de residuo que si se acumula acarrea muchos riesgos para la salud, y esto implica la presencia valores irregulares en la creatinina y el ácido úrico, ya que estos se expulsan a través de la orina.

Sistema excretor: partes y características

El sistema excretor se compone de varios órganos, cuya función es filtrar la sangre y desechar las sustancias que no son deseadas mediante los conductos disponibles en el cuerpo para ello.

Por lo tanto, el sistema cardiovascular se encuentra implicado, puesto que este permite que la sangre realice un proceso de constante purificación y se oxigene en los pulmones para luego ser enviada al cuerpo.

Si el sistema excretor falla el ser humano puede sufrir consecuencias graves, incluso la pérdida de la vida misma.

En el funcionamiento del sistema excretor, hay dos procesos que son esenciales:

  1. Órganos de filtrado: compuesto por los riñones, los cuales ejecutan el proceso de filtrado y producción de la orina.
  2. Conductos de expulsión: son varios, comenzando por el proceso que realiza la vejiga, que es donde la orina se almacena y posteriormente es expulsada por los uréteres. También interviene la uretra u orificio para la micción.

Partes del sistema excretor

Entre las partes del sistema excretor cuentan las siguientes:

1. Riñones

Los riñones están compuestos por dos órganos que contribuyen a filtrar la sangre y producir orina.

Están ubicados cerca de la columna vertebral, exactamente donde están las vértebras lumbares.

Alrededor de los riñones se encuentra un tejido graso o adiposo que permite que estos tengan una buena temperatura y así protegerlos.

La forma que tienen los riñones es similar a las de dos judías, y sus medidas suelen ser 12 centímetros de ancho por 5 de largo y 3 de grosor. Cada uno de los riñones pesa 150 gramos aproximadamente.

Cabe destacar que en el interior de los riñones hay dos zonas diferenciadas. Una de ellas es la corteza, la cual posee un color amarillo. La otra zona corresponde a la médula, de color rojo, y ubicada hacia el interior.

Bajo la corteza y la médula se ubica la pelvis renal. Esta se encarga de almacenar la orina y dirigirla hacia el uréter. En dicha pelvis renal también se encuentra una arteria y una vena.

En cuanto a la parte exterior de los riñones, cabe señalar que allí se ubican las nefronas, es decir, unos filtros de tamaño pequeño compuestos por vasos sanguíneos que tienen la función de filtrar la sangre para que se pueda producir la orina.

A su vez, cada una de estas nefronas posee tres microestructuras denominadas: glomérulo de Malpighi, cápsula de Bowman y túbulo renal.

De modo que, los riñones son fundamentales para la supervivencia humana, ya que actúan permitiendo que las sangre posea niveles apropiados de nutrientes indispensables, así como la glucosa, las sales y otros.

Además de funcionar como órgano regulador, también facilita el proceso de depuración necesario en el organismo, desechando las sustancias que puedan ocasionar daños si se almacenan en el interior del cuerpo humano. Una de estas es la urea, o el ácido úrico.

Si los riñones no funcionan bien, los seres humanos no podrían vivir. Por ello es que muchas personas requieren de trasplantes que, de no hacerse, podrían producir el fin de la vida.

2. Vías excretoras

Estas están formadas por cavidades y conductos a través de los cuales fluye y es eliminada la orina. Las vías excretoras son tres: los uréteres, la vejiga y la uretra.

Los uréteres

Están formados por dos tubos que permiten la comunicación entre la pelvis renal con la vejiga. Estos tubos poseen una fibra muscular, terminaciones nerviosas y un epitelio musculoso, los cuales trabajan para impulsar la orina hacia la vejiga.

La vejiga

Este órgano es hueco y su función es la de almacenar la orina, la cual llega hasta allí por medio de los uréteres, los cuales, a su vez, la reciben de los riñones.

Este órgano es elástico, lo cual le permita expandirse con el propósito de almacenar una cantidad considerable de líquido, pues, sus paredes están conformadas por fibra muscular. Es por ello que pueden almacenar hasta un litro de orina.

Pese a que tiene toda esta capacidad de almacenamiento, el deseo por orinar se siente cuando ya se aproxima a los 500 centímetros cúbicos.

La uretra

Se trata de un conducto a través del cual pasa la orina antes de ser desechada totalmente del cuerpo. Este tubo está situado en la parte inferior de la vejiga y cuenta con dos esfínteres de tejido muscular.

En cuanto al hombre y a la mujer, podría decirse que la uretra posee algunas diferencias, ya que, mientras la uretra femenina es de 3 centímetros de longitud, la masculina puede tener una longitud de hasta 20 centímetros.

Además, en el caso de la mujer, la uretra comienza desde la base de la vejiga hasta los labios menores, y en el caso del hombre esta posee tres partes, a saber: porción pélvica, membranosa y esponjosa.

3. Glándulas sudoríparas

Las glándulas sudoríparas cuentan como parte del sistema excretor porque la urea, por ejemplo, no solo se excreta por medio de la orina, sino también por el sudor, el cual es un líquido compuesto por agua, sales, minerales y urea.

Las glándulas sudoríparas se encuentran en toda la piel, aunque mayormente se encuentran en las axilas, la cabeza y la palma de las manos.

Tal como se puede observar, el sistema excretor es muy importante para el funcionamiento adecuado del organismo, por ello se recomienda mantener una alimentación sana, ingerir suficiente cantidad de agua para ayudar a que los riñones cumplan su función, tener una buena limpieza corporal y hacer ejercicios.