¿Qué es el branding?

¿Qué es el Branding y cómo trabajar para mejorar tu marca?


¿Qué es el branding?

Hablar de Branding, es hacerlo de la estrategia que se encarga de la construcción y gestión de una marca, con el objetivo de ofrecer una promesa y una experiencia que ha de ser capaz de cumplir ante su público Objetivo. En definitiva, una marca es lo que los demás piensan que eres y el Branding es la técnica que ayuda a construir estos pensamientos.

A menudo, tendemos a pensar que una marca es solo un nombre, con un logotipo bonito y un eslogan dentro de un sitio Web. Pero, esto no es más que la superficie, ella es mucho más que una identidad visual.

Por ello, ahora veremos qué es el Branding y cómo se construye. Además, te enseñaré a gestionarlo, porque, sí, tú también tienes una marca, aunque tu negocio o empresa sean pequeños.

Menú temático del contenido

¿Qué es el Branding?


El Branding es el proceso de creación y gestión estratégica de una marca, construyendo percepciones y significados en la mente de las personas, con el objetivo de poder hacerla más conocida.

En resumen, a través de estrategias en las que debes trabajar los valores, el propósito y el posicionamiento de tu marca, conseguirás crear percepciones y significados positivos en la mente, y también en el corazón, de los consumidores.

Por tanto, el Brand Management, como también se le conoce, incluye la planificación a mediano y largo plazo de todos los elementos de tu marca, con el fin de aprovechar la percepción que tienen los clientes de tu empresa para crear la conexión adecuada y, así, intentar influir en sus decisiones de compra.

Este proceso siempre necesita una planificación, desarrollo y gestión que dará resultados en el largo plazo.

Por eso, la gestión de marca tiene que formar parte de tu trabajo diario, además de atender las tareas propias de tu negocio.

Y lo mejor es que los resultados, una vez obtenidos, son duraderos en el tiempo.

¿Tienes una empresa? Entonces, tienes una marca.

Para poder entender bien el significado de esta estrategia, antes quiero hablarte de:

¿Qué es una marca?

Una marca es mucho más que una identificación comercial, también es lo que se percibe de ella y lo que esa percepción significa o inspira en las personas.

Por ejemplo, si lo analizas con cuidado, verás que Coca Cola, significa “felicidad”, Nike “superación” o Volvo “seguridad”.

¿Crees que es casualidad? No, es Branding.

Por tanto, el objetivo principal de este conjunto de técnicas, es llenar a la marca de significados y que estos se instalen de forma positiva en la mente de la audiencia.

La «MARCA» es la diferencia que existe entre las empresas que tienen éxito, y un reconocimiento en el mercado, frente a las que no prestan atención a su imagen y reputación, estando casi abocadas al fracaso.

Cada vez que un cliente compra un producto de tu negocio, o contrata alguno de tus servicios, está percibiendo tu marca, creando en su mente una imagen muy concreta de tu empresa.

Esta percepción varía de unas personas a otras, en función de sus propias experiencias con tu empresa. De ahí deriva, la gran importancia que tiene el construirla y gestionarla de manera estratégica.

¿Cómo se construye una marca?


Podemos distinguir en la gestión y construcción de marca dos elementos: el trabajo visible (resultados) y el que no se ve (estrategia).

Branding: ¿Cómo se construye una marca?

Lo que vemos

Seguramente esto te resulte familiar:

  • La identidad visual: logotipo, colores y tipografía.
  • La identidad verbal: que en muchas ocasiones es la gran olvidada. ¿Cómo habla tu marca? ¿Qué tono de voz vas a utilizar? ¿Qué mensaje vas a transmitir?
  • El sistema visual: otros recursos gráficos que la apoyan y refuerzan.

Esto es lo que vemos de una marca y podríamos decir que es la cabeza del iceberg. Lo que se ve.

Pero para llegar a ello, para poder decidir cómo crear el logotipo, qué paleta de colores o tipografía usar, hay un trabajo previo que es el que no se ve.

Lo que no vemos

En concreto, lo que no vemos, es la estrategia de marca que hay detrás de ella.

Una marca nace con un insight, una motivación, que genera una promesa.

Una promesa nace de un por qué y se basa en valores y atributos que definen a la marca. Una con personalidad propia, que tiene una misión y una visión clara.

En esta fase has de responder a estas y otras muchas preguntas:

  • ¿Quién eres?
  • ¿Cuál es tu propuesta de valor?
  • ¿Cómo te vas a comportar?
  • ¿Cómo vas a hablar?
  • ¿Dónde lo harás?
  • ¿Cuál es tu posicionamiento de marca?

Todo lo que definas en la construcción de tu marca, definirá tu estrategia.

Por ejemplo:

  • Si entre tus valores está que cuidas el medio ambiente, tus envases han de ser reciclados.
  • Si eres una marca exclusiva, tu canal de distribución no va a ser un marketplace.

Todo esto es el trabajo previo que no vemos y que diferencia a una marca sólida y coherente de una frágil.

Este proceso previo es básico y ahora veremos por qué.

» También te puede interesar:

¿Por qué es importante el Branding para tu negocio?


Una buena estrategia de marca consigue atraer a tus clientes potenciales, haciendo de tu empresa un lugar único y diferente al resto de los competidores del sector.

Veamos las razones por las que es tan importante hacer una buena gestión de marca:

Te ayuda a conocerte mejor

La gestión de marca implica la creación, seguimiento y cumplimiento de los objetivos de la empresa.

Conocer bien tus objetivos y tenerlos muy claros, te ayudará a visualizar y poner en marcha otras estrategias, siempre en línea con tus propios valores y propósito.

Podemos decir que el Branding te ayuda a encontrar nuevos objetivos.

Es una excelente manera de diferenciarte de tu competencia

Los usuarios compramos a las marcas y empresas que nos inspiran confianza.

Esto es lo que tú también tienes que conseguir con tus clientes potenciales.

El Branding consigue transmitir a tus clientes las sensaciones que experimenta cada vez que consume un producto o un servicio de tu empresa.

Estas emociones y sensaciones son las que te diferencian.

Así, los consumidores asocian tu marca a una emoción, a una experiencia que te hace único.

Fideliza a tus clientes a través de las emociones

Las personas somos pura emoción, y no hay nada más poderoso que consiga crear un fuerte vínculo, que conquistar a tus clientes potenciales a través de las sensaciones que experimentarán cuando consumen tus productos y/o servicios.

Además, gracias a esto, las personas asocian tu marca con el producto que vendes de manera mucho más natural. En este aspecto, el Branding está muy vinculado al marketing emocional.

Las empresas que no trabajan su gestión de marca suelen vender sus productos a través de una descripción de sus características; y esto, a la larga, no fideliza a los clientes porque no conecta con ellos.

Te ayuda en tu estrategia de Marketing

De hecho, el marketing es el nexo entre tu marca y los usuarios.

La evolución natural de la interacción con tus seguidores será la propia generadora de ideas para la estrategia o el plan de Marketing Digital de tu empresa.

¡Descarga mi eBook sobre Imagen Corporativa!

¿Cuáles son los tipos de Branding que existen?


La gestión de marca es un concepto que está en auge y no solo porque sea una moda.

La forma en cómo transmites tus valores y comunicas tu propósito de empresa, es vital en un momento donde cada vez hay más negocios luchando por un mercado rebosante de oferta.

Existen distintos tipos de Branding.

Es importante que los conozcas y diferencies, porque cada uno de ellos tiene su propia gestión de marca. Veamos cuáles son:

Personal

Estoy seguro de que has oído hablar de él. El personal Branding está en auge en el entorno digital.

Trabaja la Marca Personal de la gran cantidad de negocios gestionados por verdaderos profesionales que se han híper especializado en sus sectores.

Corporativo

Como su nombre indica, trabaja la gestión de marca de las empresas y compañías, en general.

Toda empresa u organización que desee trabajarlo, tiene que poner en marcha todo lo que ya hemos hablado en este artículo para crear su imagen de marca.

Employer Branding

Empieza a coger fuerza este tipo de brand management donde las empresas invierten recursos para formar a sus trabajadores, transmitiéndoles los valores, misión y visión para conseguir que sean los mejores embajadores de la marca.

Al fin y al cabo, los empleados son la cara visible de una empresa.

¿Cómo gestionar el Branding de tu marca?


El secreto del éxito de una buena gestión de marca está en diseñar la estrategia adecuada, esa que te llevará a crear un vínculo muy estrecho con tus clientes y seguidores, además de llamar la atención de otras personas hacia tu empresa o negocio.

¿Cómo gestionar el Branding de tu marca?

Aquí te comparto 7 tips que te darán idea de cómo puedes desarrollar y mantener tu estrategia de Branding.

 1. Diseña una propuesta atractiva para tus clientes

Ya te he hablado en este artículo de la importancia que tiene definir el propósito de tu negocio, además de los valores, para trabajar en tu estrategia de marca.

Esto debes reflejarlo en cada producto y/o servicio que vendes.

Está claro que uno de tus objetivos como empresa es obtener beneficios porque sin ventas, sin ingresos, no puedes sobrevivir.

Pero la gestión de marca va un paso más allá en la definición de este objetivo.

» Ver: ¿Qué son los objetivos SMART?

 2. Transmite a tus clientes el valor que obtienen comprando en tu empresa

Hazlo a través de sensaciones, empodérales.

Por ejemplo, ¿vendes sofás?

Entonces, vende la relajación y el descanso además del mueble.

3. Define el tono y la voz de tu marca

Teniendo en cuenta tu Buyer persona, para trabajar en la construcción de una identidad de marca más sólida, hay un punto que, a mi modo de ver, hoy por hoy, es esencial. Y este es el que tiene que ver con el tono y el estilo de voz que utilicemos en nuestra comunicación.

Si nuestro objetivo es educar, el tono de nuestra voz, debe ser fácilmente comprensible y más didáctico. Pero, si solo queremos informar de una manera más objetiva, nuestro estilo y forma de hablar no debería ser excesivamente pedagógica e informal.

Para entenderlo, en este cuadro diseñado por moo.com, podrás comprender mejor el cómo establecer de forma estratégica tu voz:

Define el tono y la voz de tu marca

4. Sé coherente con todos los contenidos que publicas

A veces es normal que sientas la tentación de compartir un momento de felicidad que estás viviendo en tus redes sociales.

Mucha gente lo hace, desde poner las fotos de sus desayunos hasta presentar a sus hijos o la mascota que acaba de llegar a casa.

Hacerlo no te acerca más a tus seguidores.

Piensa si ese contenido tiene relación con tu marca; porque, sí, también transmite emociones, pero debe estar relacionado con los valores de tu empresa.

5. Provoca emociones que transmitan deseos de pertenencia

Según el psicólogo norteamericano Abraham Maslow y su famosa pirámide, todas las personas tenemos necesidad de relacionarnos con los demás, sentirnos conectados a otros, establecer vínculos de afecto que forman parte de nuestra conducta.

En tu estrategia tienes que conseguir despertar ese deseo de pertenencia en tus clientes y seguidores.

El hecho de que los usuarios se sientan parte integrante de tu marca los une más a ti y tus valores.

6. Adapta tu marca los constantes cambios de la sociedad

Debes estar muy atento a todo lo que rodea a tus clientes potenciales. Y no solo me refiero a que conozcas bien a tus competidores, tambien hablamos del aspecto social (¿Cómo hacer un análisis PESTEL?).

Las tendencias sociales y del mercado, muchas veces entran a través de modas que imponen los propios usuarios.

Saber adaptarte a esos cambios constantes conseguirá mantener tu empresa, tu marca en una buena posición siendo más valorada, si cabe, por los usuarios que detectan tu capacidad de adaptación.

7. Fideliza a tus clientes

Estamos viendo cómo el Branding es capaz de crear vínculos afectivos entre tu marca y los clientes. Sin embargo, esto no es suficiente para mantener su lealtad.

El público que tiene tu marca entre sus favoritas está haciendo promoción de tu empresa de manera gratuita. Es tu mejor embajador.

Agradécelo, envíales un email de vez en cuando, conversa con ellos en las redes sociales, regálales algo como premio a su fidelidad hacia tu marca.

8. Interactúa con tus competidores

Conversar con tus competidores, compartir sus contenidos o comentar en sus publicaciones te convierte en una marca mucho más humana y honesta, algo que valoran mucho tus clientes potenciales.

No los veas como enemigos porque, además de que no lo son, perderás cuota de mercado.

De nada te sirve transmitir emociones con tus valores a tus seguidores, si luego muestras antipatía y recelo en las redes sociales frente a las empresas de tu competencia.

O también puedes utilizar a tu competencia para transmitir tus valores y mensaje o enfrentarte a ella con sentido del humor. Sino, fíjate cómo se relacionan Burguer King y Mc Donald´s.

Conclusión

Una marca es la percepción que tu audiencia tiene de ti.

Lo que haces, lo que dices y cómo lo dices genera sentimientos, pensamientos y expectativas que te van a definir.

Como marca necesitas tener valores y un propósito que vaya guiando todas tus acciones. Ya hemos visto todos los beneficios que conlleva.

Por tanto, necesitas construir una marca coherente y consistente que cree percepciones y emociones positivas en la mente de tus consumidores.

Necesitas una estrategia. Necesitas trabajar tu Branding.

Imágenes por Freepik.

¿Tienes claro cuáles son tus valores y tu propuesta de valor?

Cuéntanos tu experiencia sobre el tema en los comentarios.



Fuente