¿Qué es el coaching?

¿Qué es coaching y para qué sirve? Definición y funciones


 ¿Qué es el coaching?

¿Quieres conseguir tu máximo desarrollo personal y profesional? Sí este es tu objetivo, el Coaching puede ayudarte a descubrir una transformación que favorezca alcanzar tu pleno potencial.

En este post veremos en profundidad qué es el coaching y te hablaré de las claves de esta disciplina como herramienta para que puedas sacar lo mejor de ti mismo. ¿Te gustaría crecer como profesional y como persona?

Menú temático del contenido

 ¿Qué es el coaching?


El Coaching es un entrenamiento o proceso de transformación basado en el autoconocimiento, el descubrimiento y el aprendizaje, que ayuda a las personas a cumplir sus objetivos personales y profesionales, potenciando sus habilidades y su rendimiento.

Por otro lado, según la definición que nos da la Escuela Europea de Coaching, esta disciplina «es el arte de hacer preguntas para ayudar a otras personas, a través del aprendizaje, en la exploración y el descubrimiento de nuevas creencias que tienen como resultado el logro de sus objetivos».

¿Sientes apatía en tu trabajo? ¿Te has marcado un objetivo ambicioso en tu carrera y tienes la sensación de estar perdiendo el control? Tranquilo, no te preocupes, quizás estás viviendo un momento de saturación que te impide ver más allá.

Gracias a este proceso, las personas que reciben la ayuda de un entrenador o coach, están ejercitando sus habilidades de liderazgo y comunicación.

Es una práctica muy positiva que fomenta el autoconocimiento de la persona, además del contacto con su entorno.

En este sentido, resulta especialmente útil para la gestión y construcción de la marca personal.

A través del conjunto de herramientas que conforman el proceso, la persona que se somete a este proceso llega a ser capaz de cubrir el vacío que tiene entre el momento en el que se encuentra ahora, y el momento al que desea llegar.

Es cierto que, durante el proceso, tanto el coach como el paciente, o coachee, sufren un importante desgaste de energía.

Pero el esfuerzo y el trabajo que haces se ven recompensados con una manera de pensar diferente, además de mejorar tu forma de relacionarte con los demás.

Aprendes a profundizar más en ti mismo, comunicándote mejor y mejorando, en definitiva, tu calidad de vida.

Esto repercute de manera muy positiva en tu rendimiento profesional. De hecho, cada vez son más las empresas que deciden invertir en estos procesos con sus empleados.

Puede que estés pensando que esta metodología es como una terapia psicológica, pero no es así. Ambas tienen objetivos distintos y utilizan técnicas y herramientas diferentes.

Diferencias entre el coaching y una terapia psicológica

Aquí tienes algunas diferencias evidentes de ambos procesos:

  • Un terapia atiende a una patología en la que el paciente necesita profundizar algunos temas. El coaching, por su parte, te ayuda a moverte hacia tus objetivos y metas.
  • La terapia analiza el por qué de las cosas, mientras que el coaching se centra en el por qué no.
  • El coaching trabaja hacia el futuro que deseas tener, y la terapia se centra en el pasado.
  • Una terapia psicológica se focaliza en lo que está mal y el coaching se centra en lo puedes mejorar.

¿Cuáles son los principios del Coaching?


Voy a explicarte los principios de este proceso tan interesante para que entiendas mejor en qué consiste.

Está basado en 5 principios donde quedan definidas las bases que hacen de esta disciplina una de las más interesantes para ayudarnos a conocernos mejor:

1. La verdad única no existe

Esta afirmación tan tajante te ayuda mucho a liberarte de unas ataduras que quizá te están impidiendo crecer.

Y es que una misma realidad puede ser interpretada desde puntos de vista distintos, y todos igual de válidos.

2. El comportamiento de las personas está condicionado a sus posibilidades

Vas a conseguir cambiar algunas creencias que te limitan e impiden ese crecimiento personal tan necesario.

3. Todas las personas tenemos algún talento

Te ayuda a desarrollar ese potencial que llevas dentro. A través de este proceso eres tú quien elige y decide cuándo y cómo.

4. Las personas sí pueden cambiar

Esta afirmación se refiere a la manera en cómo interpretamos las cosas.

Es verdad que a nivel genético no podemos cambiar nada, pero sí tenemos la capacidad de elegir la interpretación que queremos darle a todo.

5. El Ser y el Hacer

Es capaz de diferenciar lo que hacemos de lo que somos. Esta disciplina defiende que somos mucho más de lo que hacemos y, además, podemos elegir quiénes queremos ser.

¿Para qué sirve el Coaching?


¿Qué tipos de Coaching existen?

La filosofía del coaching afirma que las personas tenemos dentro todas las respuestas, y tan solo necesitamos que alguien nos escuche haciéndonos las preguntas adecuadas en el momento adecuado.

La sociedad que nos ha tocado vivir avanza a ritmos cada vez más frenéticos, donde nuestras capacidades, atención y motivaciones se ven afectadas.

Los clientes son cada vez más exigentes, el nivel de competencia no para de crecer y cada vez se complican más las tareas que tenemos que desarrollar en nuestro día a día.

Es normal que el rendimiento se vea afectado por tantos factores externos.

El proceso identifica siete claves que ayudan a incrementar el rendimiento de las personas en porcentajes muy elevados.

Veamos cuáles son las claves.

1. Tener claro qué y para qué es

Es importante entender en qué es un proceso con una metodología propia que requiere esfuerzo y trabajo si realmente se busca el crecimiento.

2. No es adecuado en cualquier situación

Esta metodología consiste en hacer preguntas provocadoras que obliguen a tu mente a activarse. Cuando necesitas una acción rápida en tu vida o en el rendimiento de tu trabajo, no puedes acudir a este método.

3. El poder de las preguntas

El coach debe saber hacerte las preguntas adecuadas en cada momento. Para ello, no solo es suficiente con que escuche lo que dices. También tiene que ser capaz de escuchar lo que no le cuentas.

Esta escucha activa le ayudará a plantear una pregunta adaptada a ti que sea capaz de despertar tu creatividad, entusiasmo y lucidez.

4. El entorno es fundamental

Las sesiones deben ser muy amenas para ti, alejándote de tu entorno habitual de trabajo. Por eso, los expertos recomiendan tomar una distancia emocional en entornos diferentes y agradables para ti, como una cafetería, por ejemplo.

5. Construye tus ideas

El coach siempre te ayudará y motivará para que propongas ideas, porque todo lo que creamos lo interiorizamos mucho más, y nos queda grabado como un gran aprendizaje.

6. Define objetivos SMART

Cuando participas en este proceso, debes tener muy claro qué es lo que deseas conseguir. Aprovecha el potencial de la definición de tus objetivos siguiendo la estrategia SMART, es decir, haz que sean específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un tiempo para conseguirlos.

Marcarte el objetivo de “quiero ser más productivo”, por ejemplo, no sirve. Debes concretar mucho más la meta (¿Qué son los objetivos SMART?).

7. Lleva una agenda del proceso

Es una de las claves más importantes. El proceso transcurre por sesiones programadas, donde trabajas con tu coach en el camino para conseguir los objetivos establecidos.

Anota todo lo hablado en cada sesión para evitar repeticiones o vacíos innecesarios.

¡Descarga mi eBook sobre Estrategia de Contenidos empresarial!

¿Qué tipos de Coaching existen?


Dado que hablamos de un proceso que ayuda en el desarrollo personal y profesional de las personas, además de trabajar en el logro de diferentes objetivos, podemos diferenciarlos en función del contenido, donde están el personal, organizacional y deportivo.

Y también podemos definir los tipos en función del método empleado, destacando el ontológico, sistémico, Inteligencia Emocional, coercitivo, cognitivo y PNL.

Veamos todos los tipos con detalle.

Tipos de coaching en función del contenido:

Esta clasificación se basa en el área o entorno de trabajo.

Como su nombre indica, trabaja con las habilidades personales, tales como el proyecto de vida o las estrategias para el cambio, entre otras. Su objetivo está en conseguir el bienestar de la persona.

Dentro de las empresas, esta metodología puede ayudar de dos maneras diferentes:

Ejecutivo: es el que trabaja el desarrollo de las habilidades directivas y de liderazgo de los ejecutivos de una empresa. Trabaja también habilidades de comunicación, rendimientos de los equipos, etc.

Empresarial: trabaja con las personas que integran el equipo de una empresa, no solo con sus directivos. Se analizan acciones como la gestión del tiempo, el empoderamiento o la productividad, así como las relaciones entre los trabajadores, mejorando el clima laboral en todos los aspectos.

Centra sus esfuerzos en la motivación y el desarrollo del potencial que tienen los deportistas. Y es que cuando se enfrentan a competiciones de alto rendimiento, necesitan coordinar cuerpo y mente.

También funciona muy bien en los procesos de recuperación tras sufrir una lesión en el cuerpo.

Tipos de coaching en función del método empleado:

Existen seis metodologías de trabajo diferentes.

Basado en el lenguaje de las emociones, trabaja todos los procesos y herramientas lingüísticas que ayudan a mejorar la manera en como se expresan las personas.

Analiza a las personas como parte de un todo, de una sociedad, y no como individuos aislados. Ayuda a conocer la impresión de lo que hace la persona en su entorno.

Este concepto que estoy seguro conoces de sobra, trata de ayudarnos en nuestro propio autoconocimiento y la forma en cómo gestionamos nuestras emociones, con el fin de conseguir un buen desarrollo personal.

Emplea técnicas de alto impacto que ayudan a la transformación profunda de las personas que participan en este tipo de procesos. En este caso, la aplicación del método se lleva a cabo en seminarios de entrenamiento.

A través de las funciones cognitivas como la memoria o el aprendizaje, consigue transformar de manera eficaz cualquier conocimiento a la persona.

La PNL o Programación Neurolingüística, analiza la manera en cómo afrontamos la realidad a través de lo que vemos, lo que escuchamos y lo que sentimos con el tacto, el gusto y el olfato. Esto ayuda mucho a modificar ciertas conductas.

» También te puede interesar:

¿Cuáles son las funciones de esta disciplina?


¿Cuáles son las funciones del Coaching?

Cualquier proceso de coaching se desarrolla a través de sesiones programadas entre el coach y el coachee. El objetivo central de esta disciplina está en ayudar al desarrollo del crecimiento personal del cliente.

Para conseguir que esta transformación tenga éxito, debe cumplir las 5 funciones que te detallo a continuación.

1. Toma de conciencia

Antes de comenzar el proceso, el cliente debe tener claro dónde se encuentra en el momento actual, dónde quiere llegar y qué obstáculos están impidiendo ese proceso de transformación. De esta manera, será mucho más fácil afrontar el reto del cambio.

2. Motivación

Es fundamental trabajar con una actitud abierta, interesada y curiosa. Gracias a esto, tanto el coach como el coachee podrán mejorar su motivación, llegando a conseguir el objetivo marcado.

» Ver: Las mejores frases motivadoras para emprendedores

3. Planificación

La planificación del proceso es vital para poder tener un camino definido hacia el cumplimiento de los objetivos.

No solo consiste en definir el objetivo, sino que también hay que escribir los subobjetivos junto con los indicadores que muestran el cumplimiento de las diferentes etapas.

» Ver: ¿Qué es un diagrama de Gantt?

4. Acción

Una vez que está definido el plan, el coachee tiene que empezar a trabajar en su realización. El método no funciona si lo dejamos todo en palabras y buenas intenciones.

5. Cambio

Es la mejor prueba de que todo está marchando bien. Sin embargo, el coachee tiene que estar motivado, tener conciencia de los obstáculos que debe superar, y disponer de un plan de acción que le hará entrar en ese proceso de cambio.

Conclusión

Todos necesitamos crecer a nivel personal y profesional, y a veces el camino se presenta lleno de barreras que debemos aprender a superar.

El coaching es el proceso que te va a ayudar a redirigir tu vida profesional y personal hacia el objetivo que desees.

Para ello tienes que tener claro dónde estás y a dónde quieres llegar.

A partir de aquí, comienzas un proceso de autoconocimiento y descubrimiento que te hará crecer como profesional y como persona.

Imágenes por Freepik.

¿Tienes claros tus objetivos?

¿Qué tipo de coaching crees que se adaptaría mejor a ti?

Déjanos un comentario y comparte tu opinión con mi comunidad.



Fuente