‘Pasajero oculto’: Filmin estrena una frenética pesadilla bélica a 20.000 pies con lógica de dibujo animado

Se estrena en FilminPasajero oculto’ (Shadow in the Cloud, 2020) una película de terror y acción neozelandesa que recogió muy buenas críticas en el TIFF y viene calificada con una R bastante generosa. Dirigida por la directora china Roseanne Liang, parte de un guion del controvertido Max Landis, que ha sido reescrito por la autora del film para concentrar el evento en un pildorazo aéreo de 82 minutos.

Landis, cuya turbulenta vida personal le ha llevado a desaparecer del sistema de estudios, debe de tener algunos libretos dispersos que aún se van recuperando y puede decirse que es es uno de ellos. Una idea sencilla, de tres elementos claros como un avión, un monstruo escondido y una carga preciada que debe ser transportada sin importar las dificultades. La guinda la pone el emplazamiento bélico en la Segunda Guerra Mundial y el tono de tebeo pulp.

Clouds9

Pocas veces una idea sencilla lleva a un resultado tan pulido, vibrante y bien ejecutado como en ‘Pasajero oculto’. La idea principal surge del propio origen de los gremlins que todos conocemos. Como decía el señor Futerman en la película de Joe Dante, había una una vieja leyenda bélica entre soldados de la Primera Guerra Mundial que aseguraba que había pequeños hombrecillos rompiendo sus aviones, pero se hicieron famosos gracias al cuento de Roald Dahl, superviviente de un accidente aéreo de guerra.

Otro tebeo de terror bélico ver junto a ‘Overlord’

Esta leyenda también inspiró a Dan O’Bannon para un guion que no llegó a terminar sobre un bombardero B-52 y acabó reciclando en ‘Alien, el octavo pasajero’ (1979), que no deja de ser una criatura en un gran avión con pasajeros. Más tarde volvería a reciclarla para el segmento ‘B-17’ de la película de animación ‘Heavy Metal’ (1981) en la que cambió el gremlin por zombies, aunque la idea era muy similar. Dahl tenía planeado hacer un film con Disney, pero la cosa quedó en un célebre cartoon con Bugs Bunny que también es homenajeado en el maravilloso prólogo de ‘Pasajero oculto’.

Heavymetalconceptart

Concept art desechado para la historia B-17 de la película ‘Heavy Metal’ (1981)

La idea terminaría de hacerse popular gracias al relato ‘Pesadilla a 20.000 pies’ de Richard Matheson, que el mismo escritor convertiría en un clásico de la televisión con su episodio homónimo para la serie ‘The Twilight Zone’, que sería convertido en una obra de arte por George Miller en su segmento de la película ‘En los límites de la realidad’ (The Twilight Zone: the Movie, 1983), en la que también dirigía un segmento John Landis, el padre de Max, lo que de alguna manera cierra el círculo con esta nueva película, que convierte la misma idea en un solo largometraje.

Pesadilla a 20.000 pies

‘Pesadilla a 20.000 Pies’ de ‘En los límites de la realidad’ (1983)

Pasajero Oculto’ comparte un espíritu de tebeo bélico tebeo de guerra hecho imágenes con ‘Overlord’. Siguiendo la estela pionera de ‘Hazañas Bélicas‘, pero ajustándose de lleno a las historias de horror sobrenatural militar de los cómics de DC publicados en la colección ‘Weird War Tales‘ en los 70. El elemento de horror se infiltra como un suceso extraordinario dentro de lo ordinario al estilo de otros clásicos de ‘Twilight Zone‘ como ‘The Purple Testament’, pero también recuerda muchísimo a ‘The Mission‘ (1985) de Spielberg, productor del la película de la serie de Rod Sterling, en ‘Cuentos Asombrosos‘ (Amazing Stories 1985-1987).

En aquella, la mayor parte de la trama ocurría también en el ombligo del caza, aunque no había un elemento de terror como el Gremlin de ‘Pasajero Oculto’, cuya primera mitad tiene a su protagonista, una estupenda Chloë Grace Moretz, encerrada en el nicho de la barriga del avión, desde donde se da cuenta que algo no va bien, pese a que los hombretones de la tripulación dudan de lo que diga. El film tiene un toque feminista bastante ganado, al proponerse como un homenaje a las mujeres que participaron en la guerra que el cine tiende a hacer desaparecer.

Creature

Todo lo que le falta al revival de ‘The Twilight Zone’

Lo que queda es un vibrante dibujo animado lleno de situaciones que desafían a la lógica, con un espíritu de tebeo que gira alrededor de un Macguffin en forma de una pequeña carga secreta siempre a punto de escaparse de las manos de su protagonista. No hay coherencia con las leyes de la física y esto es el punto que hará bajarse del avión a muchos y a otros hacer que la adrenalina fluya, porque ‘Pasajero oculto’ busca dar lo que el mundo real no puede ofrecer.

Y lo hace con una producción lustrosa y expansiva, que no racanea recursos pese a plantearse como una idea minimalista, aprovechando sus recursos al máximo, mostrando gore sin reparos y una criatura con uno de los mejores CGI que se recuerdan en un film de monstruos recientes. Pura adrenalina sin pausa ni relleno, con una trama propia de cine mudo y un concepto que, aunque haya sido recuperado no hace tanto en propuestas tan dignas como ‘Altitude’ (2010), se ofrece como algo fresco.

Hay cierta trama romántica que no aporta demasiado y quizá sin ella ‘Pasajero Oculto’ se podría erigir como una película de terror y acción sobresaliente, pero lo cierto es que tampoco se enreda demasiado en ninguno de sus tropezones sentimentales y su narración visual fluye siempre de forma frenética, invitando a absorber palomitas y disfrutar en una sala de cine, pese a que no se le haya dado la oportunidad. Una gran sorpresa que hace honor a la ahora tan prostituida etiqueta pulp que sirve como revelación pristina de todo lo que se echa en falta en los episodios del revival de ‘The Twilight Zone’.


La noticia

‘Pasajero oculto’: Filmin estrena una frenética pesadilla bélica a 20.000 pies con lógica de dibujo animado

fue publicada originalmente en

Espinof

por
Jorge Loser

.