Ocultar los ‘me gusta’ bajo el pretexto de «reducir la presión social»: lo que opinan dos psicólogos sobre los cambios en las redes sociales

Ocultar los 'me gusta' bajo el pretexto de

¿Cambiaría en algo tu vida en redes sociales si no existieran los ‘me gusta’? No es casualidad que muchas plataformas hayan adoptado esa característica: esa pequeña notificación en la pantalla tiene efectos en tu cerebro que, aunque no te des cuenta, te animan a seguir subiendo contenido. ¿Y si cambiase la forma en la que se cuentan los seguidores?

Las plataformas sociales no sólo han influido en la manera de comunicarnos, sino que producen cambios en nuestro comportamiento que no han pasado inadvertidos a la comunidad científica. Numerosos artículos académicos se han escrito sobre la relación entre las redes sociales y la salud mental, y en los últimos años, las principales plataformas han impulsado cambios supuestamente encaminados a minimizar estos efectos.


Instagram: esconder los likes… pero sólo los ajenos

En 2019, Instagram comenzó un experimento en algunos países -Australia, Brasil, Canadá, Irlanda, Italia, Japón y Nueva Zelanda- ocultando el número de ‘likes’ de las publicaciones, de manera que el usuario sólo puede ver los de sus propias fotografías. Dentro de esta prueba, en lugar de aparecer la cifra, el usuario sólo ve algunos nombres de personas a las que les ha gustado el post, acompañado de un genérico “y otros”.

En noviembre, Instagram amplió estas pruebas a más países, al considerar que esta primera fase había dado resultados positivos. Pero por el momento, España no es una de esas regiones.

Desde Instagram se mostraron conscientes de que esto supondría un cambio fundamental a su sistema, y de que el número de ‘me gusta’ es un indicador importante para los creadores -que necesitan poder demostrar con cifras a sus patrocinadores el valor de su marca-. Por ello, la red social se comprometió a encontrar una alternativa para ellos.

Como anécdota: dice el refranero popular que ‘hecha la ley, hecha la trampa’. Y en este caso, la ‘trampa’ la hizo Socialinsider con esta extensión de Chrome: Return of the likes, que permite a los usuarios de las regiones afectadas saltarse la medida y visualizar el número de ‘likes’ de una publicación ajena.

Facebook también esconde los ‘me gusta’

Facebook, al igual que Instagram (de la que es propietaria) también está probando la ocultación de ‘me gusta’ y otras interacciones, según nos confirman desde la compañía.

«Estamos realizando una prueba limitada donde los ‘likes’, reacciones y el número de visualizaciones de vídeo se vuelven privados. Reuniremos impresiones para evaluar si este cambio mejorará la experiencia personal», explica un portavoz de Facebook.

Estas pruebas, de momento, son una primera toma de contacto con las que también esperan comparar el impacto respecto a Instagram, recalcando que son plataformas diferentes.

En Facebook se puede interactuar con las publicaciones mediante reacciones más variadas, y según la empresa, esto permite que a los usuarios les lleguen contenidos que de otro modo no verían. De esta forma, escondiendo los recuentos quieren mantener esta variedad de interacciones, pero dando menos importancia a las cifras.

Al igual que en Instagram, el usuario podrá ver los ‘me gusta’ de sus propias publicaciones pero no el recuento de los demás. La red social se plantea ampliar el alcance del ‘experimento’ en función de los resultados de estas pruebas.

Desde Facebook nos insisten en que quieren que su red social sea un espacio donde la gente se sienta cómoda al expresarse, y que pretenden que el foco esté en la calidad de las fotos y vídeos que se comparten, así como en fomentar interacciones constructivas.

Twitter: menos peso al número de seguidores ¿y eliminar los likes?

Desde Twitter han mostrado reiteradamente sus intenciones de introducir cambios para promover una conversación “sana” en su red. En este sentido, el consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, ha reivindicado en público varias veces que los usuarios no se centren en exceso en el número de seguidores.

Dorsey reconoció públicamente que en los inicios hicieron que la cifra de seguidores fuera algo más grande que el resto de elementos de la página, y que entonces no pensaron que pudiera tener tanto impacto.

“Lo que ha hecho es poner el énfasis, sin quererlo, en ese número de cuánta gente me sigue. Si ese número está grande y en negrita, ¿qué quiere hacer la gente? Quieren que suba”, explicaba.

Comparativa del antiguo diseño de Twitter y el actual. El «viejo Twitter» a la izquierda y el «nuevo Twitter» a la derecha.

Primero la versión de iOS hizo más pequeña la visualización de esta cifra, pero lo cierto es que el cambio fue extremadamente sutil. Mucho más destacable es el hecho de que, en la versión de escritorio, con la nueva interfaz lanzada en 2019, la cifra de seguidores ya no aparece en la pantalla de inicio, donde el usuario ve el timeline.

Ahora, para acceder a ella hay que entrar en el perfil. Y una vez dentro, el número ha pasado a un lugar menos prominente y con un tamaño de fuente inferior.

Por otra parte, ya en 2018, un conocido medio británico informó de que Twitter iba a eliminar el botón de ‘me gusta’. La red social matizó que aunque no había planes cerrados, era cierto que estaban replanteándose “todo”, incluida esa funcionalidad.

El corazón en los tweets continúa intacto por el momento, aunque desde el gabinete de Twitter en España nos confirman que actualmente están probando la ocultación del ‘engagement’ en su app experimental, ‘twttr’.

YouTube: cifra de suscriptores abreviada

En Youtube uno de los cambios sustanciales ha sido la abreviatura de la cifra de seguidores para las cuentas con más de 1.000 suscriptores, una característica introducida en septiembre de 2019. Por ejemplo, si el canal tiene 4.227 suscriptores, la cifra aparece como 4.2K (una fórmula que también utiliza Twitter).

Sin embargo el sistema no redondea al alza, de forma que si el canal tiene 4.299 suscriptores, la cifra no cambiará a 4.3K hasta que se alcancen exactamente los 4.300 seguidores.

Este cambio tuvo un impacto directo en algunos aspectos del ecosistema de YouTube, en concreto, en lo que respecta a usuarios famosos. En la comunidad se daba una notable importancia a quién había sobrepasado a quién en número de suscriptores, o quién estaba perdiéndolos después de una polémica, por ejemplo.

Incluso había canales dedicados a emitir en directo la evolución de los suscriptores de destacados YouTubers, utilizando herramientas como Social Blade. El cambio en las ‘entrañas’ de YouTube cortó de raíz estos comportamientos, aunque existe una extensión que permite ver el cómputo de suscriptores en tiempo real, pero sólo de la propia cuenta.

¿Un esfuerzo real… o un lavado de cara?

Pero, todas estas medidas ¿son realmente útiles o sólo una cortina de humo? Francisco Tabernero, psicólogo cognitivo conductual y especialista en trastornos de ansiedad, considera que, como punto de partida, estos cambios son «un buen gesto» teniendo en cuenta que las empresas «no tenían la obligación de hacerlos por ley».

Francisco Tabernero, psicólogo cognitivo conductual Francisco Tabernero, psicólogo cognitivo conductual y especialista en trastornos de ansiedad

En todo caso, cree que el efecto va a ser «parcial» y «más bien tímido» en personas vulnerables o con bajo nivel de autoestima. «Creo que tiene algo de intentar quedar bien pero sin tampoco afectar al negocio», lamenta.

La doctora en Psicología Susan Weinschenk, especializada en psicología del comportamiento, coincide en opinar que «es un cambio temporal y tibio». «No vas a cambiar la manera en la que los humanos están ‘programados’ haciendo estos pequeños cambios», comenta.

Por otro lado, ¿podría haber otras intenciones detrás de esconder los likes? Se nos ocurre que, por ejemplo, las marcas que quieran contratar a un ‘influencer’ para promocionarse podrían tener que dirigirse a la empresa para comprobar sus cifras, y eso podría ser un servicio que conllevase un coste; aunque expertos en marketing también han especulado sobre que el cambio serviría para evitar la compra de ‘me gusta’ fraudulentos.

El «bucle de dopamina», la «trampa» que te mantiene en redes sociales

Llegados a este punto, conviene hablar de una característica de las redes sociales que algunos expertos han llamado el «bucle de dopamina». Y no sólo psicólogos se han referido a esta pequeña «trampa».

En 2017, uno de los co-creadores de Facebook reconoció en 2017 que la red social, y en concreto la función de los ‘likes’, fue diseñada para «explotar una vulnerabilidad de la psicología humana» al permitir un pequeño «chute de dopamina cada cierto tiempo» con los ‘likes’ o comentarios. Esto, a su vez, contribuía a que el usuario añadiera más contenido y generaba un ciclo de «validación social», en palabras del exdirectivo, Sean Parker.

«La dopamina nos motiva y nos vuelve curiosos. Y cuando comprobamos nuestro ‘feed’ en una red social, estamos respondiendo a una liberación de dopamina en el cuerpo, pero cuanta más dopamina se genera más queremos seguir utilizándola y ver más», nos explica Weinschenk.

Esta mecánica tiene mucho que ver con la expectativa y la recompensa. «Al emitir cualquier comportamiento, en este caso subir una publicación, lo que se refuerza se mantiene. Tiene un motivo evolutivo, normalmente los estímulos como el sexo o la comida estimulan mucho ese circuito. La dopamina te crea la expectativa de éxito», detalla Tabernero.

Entonces, ¿sirve de algo ocultar los ‘me gusta’ de los demás, pero mantener los propios? Los psicólogos coinciden en que, con estos cambios, no se corta la dinámica del «chute de dopamina» del que hablaba el co-fundador de Facebook. Lo único que saldría de la ecuación sería la competición con otros usuarios.

No obstante, Tabernero cree que puede ser útil en usuarios vulnerables, para los que los que estos elementos «se convierten en un sistema de referencia para calcular su valía personal».

En cualquier caso, el experto opina que lo realmente revolucionario sería eliminar completamente el componente de los ‘likes’, algo que conduciría a que «la gente empezaría a dejar de subir publicaciones». «Cuando emites un comportamiento y no tiene ninguna consecuencia, se extingue. Entiendo que estas empresas no se arriesgarían a hacer eso», reflexiona.

Foto Movil

Nuestro experto realiza otro planteamiento centrado en las notificaciones: la posibilidad de cambiar el color con el que aparecen. «Las notificaciones que más enganchan, las que más estimulan este circuito de recompensa, son las que aparecen en rojo, el color que más te va a llamar la atención de manera innata, porque se relaciona con la sangre y el peligro», incide.

El factor de comparación

En plataformas como YouTube, en cambio, conviene «diferenciar entre un youtuber profesional y un usuario normal o con pocos suscriptores». «En el profesional, su objetivo en la red social ya no es la alimentación del ego, sino la conversión en ventas», matiza Tabernero.

En el usuario doméstico, Tabernero cree que el redondeo a la baja en la cifra de suscriptores tiene un escaso efecto ya que «lo único que consigue es que la comparación se haga al redondeo». Weinschenk se muesta «segura de que afecta a algunos usuarios, pero la competición en este nivel sólo es significativa para un pequeño número de personas».

Diseño de Twitter desde 2019. El nuevo diseño de Twitter implantado en 2019.

Cambiar el diseño para esconder las cifras, como ha hecho Twitter, tampoco tiene un gran impacto, en opinión del psicólogo conductual. Sostiene que la cifra de seguidores es para el cerebro humano una especie de «atajo» en la toma de decisiones. «Para comprar una cosa, una de las referencias que usamos es la cantidad de gente que lo usa», ejemplifica.

Por ello, Tabernero cree que una vez identificada esta referencia en la plataforma, «el ojo la va a detectar como automáticamente, casi sin esfuerzo». «Aunque me lo escondas, lo voy a buscar», enfatiza.

En cambio, el especialista ve «más significativa» la iniciativa de TikTok de realizar campañas educativas, sobre todo las dirigidas a jóvenes con personas de influencia dentro de la red social.

«Pero, aparte de que lo digan y hagan campañas, sería conveniente que actuaran en consecuencia», añade; no serviría de mucho que un ‘influencer’ que animara a sus seguidores a desconectar «luego esté continuamente subiendo contenido sin parar de usar la plataforma».


La noticia

Ocultar los ‘me gusta’ bajo el pretexto de «reducir la presión social»: lo que opinan dos psicólogos sobre los cambios en las redes sociales

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Blanca Pou

.