Microsoft experimenta con el ‘almacenamiento holográfico’: diferentes datos con sólo cambiar el ángulo de visión

Actualmente la tecnología reina a la hora de almacenar información digital son las memorias flash. Estas sin embargo tienen un límite físico en cuanto a miniaturización y también conllevan a que se puedan deteriorar con el tiempo. Es por ello que muchas compañías han buscado métodos distintos e ingeniosos para almacenar más información en menos volumen físico y de forma más perdurable. Una de ellas es Microsoft y su último experimento consiste en guardar datos en un holograma. ¿Razón? Permite guardar muchísima más información en un mismo espacio.


Lo cierto es que la idea de almacenar información en un holograma no es del todo nueva. Previamente se había experimentado con esta idea y ya se planteó en los años 60 del siglo pasado. Aunque quizás nunca se desarrolló a un nivel tan alto como el que ha anunciado Microsoft Research.

El departamento ha estado buscando formas de almacenar información en grandes cantidades y pequeño volumen para los datos guardados en la nube. Actualmente para esto se suelen utilizar discos duros o unidades flash. La ventaja de los discos duros es que son más económicos pero el acceso para la lectura y escritura es más lento. La ventaja de las unidades flash es que permite acceder y modificar la información rápidamente aunque su coste es más elevado. Para la nube cada vez se requiere de más almacenamiento caliente (acceder continuamente) y no tanto almacenamiento frío (información que se accede en muy contadas ocasiones).

Microsoft Uno de los sistemas montados por Microsoft para leer información desde un cubo de cristal con un holograma.

Un alternativa a todo esto podría ser el almacenamiento óptico, que permite guardar grandes cantidades de datos y leerlos rápidamente al poder acceder a la información en paralelo y no en un sólo proceso como ocurre con los discos duros mecánicos. Es por ello que Microsoft está investigando cómo sería utilizar almacenamiento óptico para sus servidores de la nube. En este caso almacenamiento óptico por holografía.

Cambiar de perspectiva para «pasar de página»

La idea de Microsoft parte por usar pequeños cubos de cristal en los que guardar un holograma con la información codificada. Este holograma para leerlo habría que proyectar un haz de luz sobre el cubo y la información reflejada se grabaría con una cámara para leerla en el ordenador. Algo parecido a un código QR en tres dimensiones, pero muchísimo más pequeño y complejo en cuanto a cantidad de datos guardados.

La principal ventaja que aportaría es que al ser de tres dimensiones puede guardar mucha más información en su interior y con sólo cambiar el ángulo de visión desde el que se está observando el holograma se leerían datos completamente distintos. Microsoft explica esto como un libro en el que cambias de página para leer nueva información, en este caso simplemente habría que ver el holograma desde un punto diferente.

Los cubos de cristal, con multitud de información codificada en milímetros, podría almacenar por lo tanto más información que un disco mecánico en menos espacio volumétrico. Microsoft resalta que además es posible «borrar» los datos y escribir nuevos con sólo pasar luz ultravioleta para eliminar la información guardada.

Si te suena todo esto es porque la compañía ya ha experimentado previamente con ideas similares. Uno de estos proyectos es Project Silica, donde la información se almacenaba en cristales. En dicho caso era sin embargo información no regrabable, por lo que lo escrito no podía modificarse o reutilizar los cristales. En ambos casos sin embargo son de momento sólo experimentos y no llevados a gran escala, por lo que quizás tengamos que esperar un poco más hasta ver nuestros datos de la nube almacenados en hologramas.

Más información | Microsoft


La noticia

Microsoft experimenta con el ‘almacenamiento holográfico’: diferentes datos con sólo cambiar el ángulo de visión

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Cristian Rus

.