Guía de compras de bicicletas eléctricas: en qué hay que fijarse antes de comprar y 15 modelos recomendados

Guía de compras de bicicletas eléctricas: en qué hay que fijarse antes de comprar y 15 modelos recomendados

En un momento de cambios como el actual, parece que hay una ventana de oportunidad para que la bici eléctrica sea mucho más popular y acabe consolidándose como un medio de transporte habitual en muchos de nuestros desplazamientos. La bicicleta eléctrica nos da el equilibrio para combinar ejercicio y convertirse en nuestro vehículo porque, el gran inconveniente en estos casos, es llegar sudando y ésta es la gran ventaja del impulso eléctrico, minimizar los esfuerzos.

Pero no es el único área donde cada vez son más populares. En un mundo donde los vehículos eléctricos ganan terreno, estas bicicletas están conquistando espacio como vehículos de carga pero, sobre todo, en ámbitos deportivos. Está claro que han venido para quedarse. Un ejemplo es lo que está ocurriendo en países de larga tradición ciclista como Bélgica, donde en 2019 se vendieron más bicicletas eléctricas que tradicionales.


Las bicicletas eléctricas, un sector al alza

Los números del sector hablan de la buena acogida de las e-bikes, que en los próximos cinco años se espera triplicar sus ventas. En España la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE) ya ha señalado a la bici eléctrica como una tabla de salvación del sector. La bicicleta eléctrica democratiza la práctica del ciclismo deportivo. Ya no hace falta estar en óptima forma para subir con nuestro grupo de amigos a una montaña o hacer una ruta larga que de otra forma no haríamos.

La categoría de bicicletas eléctricas más vendidas son las de montaña y trekking por encima de las urbanas, donde en Francia en 2018 se vendieron 65.000 y 63.000 unidades respectivamente. Las bicicletas eléctricas ya suponen un 13% del total de ventas en dicho país.

La legislación de la bici eléctrica

La e-bike se verá afectada por las mismas normas que el resto de bicis tradicionales. Es decir, en ciudad el uso del casco no es obligatorio, no así en vías interurbanas y carretera. No podrán circular por las aceras, a menos que estén especialmente indicadas para ello, y tienen que circular por la calzada como el resto de vehículos. En este sentido si finalmente la DGT acaba por pacificar el tráfico impulsando la limitación de velocidad a 30 km/h en calles de un único sentido la bicicleta como medio de transporte urbano podría tener un nuevo impulso.

El debate del seguro obligatorio para bicis eléctricas parece por el momento cerrado, tras la votación del Parlamento Europeo en su contra

Tampoco se necesita una licencia para conducir, como sí sería el caso de un ciclomotor. Pero sí es imprescindible conocer el código de circulación, las señales viales y, por supuesto, respetarlas como el resto de vehículos. La bicicleta debe llevar luz delantera blanca y trasera de color rojo siempre que circule en condiciones de luminosidad reducida o de noche. En los últimos años desde la DGT se ha emitido una instrucción para permitir que la luz trasera sea parpadeante para que se identifique mejor a la bicicletas.

No es obligatorio contar con un seguro. En este sentido el Parlamento Europeo votó en 2019 a favor de excluir a las bicicletas eléctricas de esta obligación, siempre que su motor no supere los 25 km de velocidad en la asistencia ni una potencia superior a 250 W. A partir de esta velocidad el motor eléctrico deberá desconectarse.

Tampoco tienen que pagar impuesto de circulación a vehículos de tracción mecánica, ya que no son homologables a los mismos. Eso sí, en caso de un accidente si no contamos con dicho seguro tendremos que hacernos cargo de los daños causados a un vehículo o a un peatón, según sea el caso, por nuestros propios medios.

La asistencia al pedaleo

Foffa Ebike, bicicleta eléctrica con asistencia al pedaleo

Hasta aquí la normativa es más o menos común a cualquier bicicleta. En el caso de las eléctricas se debe añadir la específica que afecta a su motor eléctrico y las limitaciones que impone la asistencia al pedaleo. En este caso:

las bicicletas con pedaleo asistido, equipadas con un motor eléctrico auxiliar, de potencia nominal continua máxima de 0,25 kilovatios, cuya potencia disminuya progresivamente y que finalmente se interrumpa cuando la velocidad del vehículo alcance los 25 km/h, o antes si el ciclista deja de pedalear.

Las bicicletas deben estar homologadas por el Ministerio de Industria, según la norma UNE-EN 15194:2009. En caso de tener un acelerador similar al de una moto, que permita iniciar la marcha sin dar pedales, se considerarán ciclomotores. Lo mismo ocurre si su motor supera los 250W o no se detiene la asistencia al pedaleo al alcanzar los 25 km/h. En este caso es necesario matricular el vehículo y se necesita licencia para su conducción, además de contar con seguro.

Una cuestión a tener en cuenta es que en caso de manipulación por parte del usuario estas bicicletas eléctricas dejan de ser EPAC (Electronically Power Assisted Cycles) y el usuario de dicha bicicleta de pedaleo asistido “tuneada” podrá incurrir en infracciones administrativas o, incluso, penales tales como circular sin matricula, seguro, permiso de conducir o casco de ciclomotor, además de perder la garantía del fabricante y el derecho a reclamar por posibles defectos de materiales. En Francia ya se ha legislado en este aspecto y las sanciones de hasta 30.000 euros y retirada del carnet por tres años.

Tipos de baterías de la bicicleta eléctrica y autonomía

Como en todo vehículo eléctrico las baterías juegan un papel muy importante a la hora de elegirlas. Para empezar tendríamos que ver si buscamos una bicicleta con baterías extraíbles o que vayan integradas en el cuadro. La principal ventaja de las primeras es que podemos llevarlas con nosotros si aparcamos la bici en la calle y recargarlas en el trabajo o en casa; una forma más cómoda que tener que subir la bici a nuestro domicilio. De esta manera la autonomía no es tan importante y podemos apostar por bicicletas más ligeras al tener menos capacidad de batería.

Si preferimos que vayan integradas en el cuadro, estéticamente van a quedar más disimuladas. Sería la opción más parecida a una bicicleta convencional, independientemente del tipo elegido, ya sea una plegable, urbana o de montaña. Prácticamente no notaremos la diferencia, más allá de un mayor peso y el selector de asistencia que queremos aplicar.

A la hora de elegir es fundamental fijarse en los ciclos de recarga que permite la batería y la facilidad para su sustitución en el futuro. Especialmente si tenemos pensado hacer muchos kilómetros con este vehículo- como sería el caso del desplazamiento diario al trabajo- cuantos más ciclos de recarga el aguante es mejor.

Si nos quedamos sin batería siempre podemos pedalear sin asistencia. No es un factor determinante, pero si la bicicleta es muy pesada nos costará moverla

Por último, la autonomía irá ligada a su capacidad de almacenamiento de energía. Las baterías más eficientes suelen ser las de ión litio, mientras que las más económicas ( y también más pesadas) suelen ser de plomo, actualmente en desuso. A mayor capacidad de almacenamiento más kilómetros nos permitirán recorrer con una asistencia al pedaleo de nivel semejante.

La autonomía que logremos dependerá también del peso del ciclista y el terreno a recorrer. No logrará el mismo rendimiento alguien que pesa 90 kilos y tiene que subir cuestas que un ciclista que pesa 75 y realiza un recorrido llano. Lo mismo podemos decir de la bici. Lo normal es que permitan realizar recorridos entre 50 y 60 kilómetros con asistencia al pedaleo sin problemas.

También variará con el nivel de asistencia elegido, ya que la bici eléctrica permite regular cuánto queremos que empuje el motor eléctrico. Por último hay que tener en cuenta la presión de las ruedas. Una presión alta hace que la rueda se deslice mejor y tenga menos rozamiento pero, por el contrario, sufrimos más los baches y es más incómoda si no tienes amortiguación.

¿Dónde se sitúa el motor?

Motor bicicletas eléctricas

A la hora de elegir modelo es interesante considerar dónde se sitúa el motor. Suelen existir dos tendencias, en el eje o en la rueda. Se trata de una cuestión de eficiencia y de sensaciones. Con el motor en el eje se siente más el pedaleo habitual de una bicicleta. Es el más adecuado cuando hablamos de hacer deporte con la bici, para la MTB o incluso de carretera. Además, al tener un sensor de movimiento de torque, en el propio eje al impulsar el pedal, el motor eléctrico entra en funcionamiento y la bici sale literalmente disparada, aunque depende del fabricante y como regule la entrega de potencia.

La sensación de los que prueban por primera vez una bici eléctrica es como si siempre estuvieran pedaleando cuesta abajo.

En el caso del motor de rueda se incluye un sensor de movimiento, por lo que hace falta dar media o tres cuartos de vuelta para que entre en juego. Para un uso más urbano suelen ir en la rueda trasera, aunque depende del modelo, ya que algunos lo sitúan en la delantera para lograr una doble tracción, la de la rueda delantera por el motor y la trasera por el pedal.

Qué modelo de bicicleta eléctrica elegir

Y ahora que tenemos claros algunos conceptos de las bicicletas eléctricas toca elegir modelo. Y los factores de decisión no serán muy diferentes a los que debemos tener en cuenta en cualquier otra bici. Es interesante hacerse algunas preguntas:

  • ¿Qué uso le vamos a dar habitualmente? Urbana, montaña, carretera o mixta, de carga…
  • ¿Dónde la vamos a guardar? ¿Necesitamos que sea plegable?
  • ¿Dónde cargamos las baterías? Si no es extraíble tendremos que subir la bici a casa o guardarla en un trastero donde podamos recargar las baterías.
  • ¿Qué gama de bicicleta me puedo permitir? Como en todo tenemos gama baja, media o alta que lógicamente se reflejan en el precio.

En base a ello os proponemos algunos modelos para que podáis elegir y os sirvan de referencia.

Bicicletas eléctricas urbanas

Son las preferidas para desplazarse al trabajo y no llegar sudando. Pero también para todos aquellos que tienen que moverse hasta el centro de la ciudad desde la periferia y no quieren depender ni de transporte público ni del coche por los problemas de aparcamiento que suelen tener.

SmartGyro

Una bicicleta plegable de gama de básica pero con un precio muy atractivo. El motor de 250 w se sitúa en la rueda trasera. Su batería extraíble de 36 V y 4400 mAh nos facilita una autonomía de entre 30 y 50 kilómetros. Las ruedas son de 16″, lo que también ayuda a aligerar su peso a los 19 kilos, nada mal para una plegable de gama baja.

Se trata de un modelo muy competitivo que por ponerle algún pero no tiene cambio de velocidades, por lo que tampoco podemos esperar desplazarnos muy rápido con ella, algo que para moverse en la ciudad tampoco es tan importante. Es una urbana perfecta para aquellos que van a guardarla en casa sin que ocupe demasiado.

Precio: 588,99 euros

Sunray 200

Sunray 200

Es una bicicleta urbana clásica de gama baja. Como en todas las de esta gama una de las cuestiones que no acaban de convencerme es cómo resuelven todo el tema del cableado, que generalmente acaba agrupado en una manguera que lo unifica y luego guía donde corresponde. En este caso lo solventan escondiendo parte del cableado por el interior del cuadro.

Como inconveniente están sus 28 kilos de peso, batería de litio incluida de 36 V, que nos da una autonomía de entre 30 y 60 kilómetros. Es extraíble por lo que podemos cargarla en casa o en el trabajo sin problemas. A su favor cuenta con frenos de disco, algo que no es habitual en la gama baja. Este tipo de bicis suelen dar más seguridad a aquellos que vuelven a retomar la práctica años después de su niñez ya para un uso menos recreativo.

Precio: 699 euros

Xiaomi Qicycle Electric Folding Bike

Xiaomi Qicycle Folding

Se trata de un modelo urbano y plegable de Xiaomi que se puede conseguir ya en España, pero que es un poco como El Equipo A, si la encuentras y tienes suerte tal vez puedas comprarla. Su pequeño tamaño y su ligereza, 14,5 kg. la hacen perfecta para aquellos que quieran practicar la intermodalidad, es decir, plegar la bici y subirla al tren de cercanías por ejemplo, o si vamos en coche hasta la periferia de la ciudad y desde ahí continuamos en la bici que sacamos del maletero.

Su motor es de 250W y sus baterías fabricadas por Panasonic extraíbles, un pack de 20×2.900mAh nos permitirán una autonomía estimada de 45 km. Todo ello se puede controlar desde la aplicación de Xiaomi para el smartphone. Respecto a los componentes de la bici, tiene un cambio interno Nexus 3 de Shimano y luces delantera y trasera.

Por ponerle una pega es pequeña para aquellos que sean altos, lo que obliga a pedalear algo «enchepados» y no se puede estirar del todo la pierna, por lo que nuestro pedaleo no es totalmente eficiente. A cambio tenemos una bici muy pequeña y más ligera. Y el plus que nos da Xiaomi en el control de dispositivos inteligentes desde el móvil.

Precio: 869 euros

Spinta Strada

Se trata de un modelo urbano que pasará totalmente desapercibido en la ciudad más allá de su panel de control que ofrece hasta cinco modos de asistencia. Su estética es más parecida a una fixie o single speed que a otras bicis eléctricas. Todo el cableado va guiado por el interior del cuadro lo que hace que sea un diseño muy limpio.

El motor de 250 w se sitúa en la rueda trasera. La batería va integrada en el cuadro y tiene una capacidad de 36 V. y 5.200 mAh. La autonomía está alrededor de los 50 kilómetros. Su peso de 14 kilos la hace una de las más ligeras del mercado, algo que se agradece porque para cargarla lo tenemos que hacer en casa o si tenemos en el trastero o garaje.

Precio: 1189 euros

Ortler Bricktown Zehus

Ortler Zehus

En este caso ya damos un salto de calidad en las bicicletas urbanas y tenemos una bicicleta de estética retro que no parece una eléctrica. El motor es un Zehus que se sitúa en la rueda trasera incluida la batería. Se acciona dando pedales hacia atrás, donde se inicia la asistencia eléctrica que podemos controlar a través de una aplicación para el móvil.

Su autonomía está entre los 30 y 60 kilómetros. Pese a llevar guardabarros, portabultos delantero y luces, su peso está sobre los 18,5 kilos. Nada mal para una urbana. Su estética cuidada, los detalles de puños y sillín de cuero o las luces y limpieza de cableado la hacen estéticamente muy atractiva.

Precio: 1.469 euros

Brompton Electric

Por fin los seguidores de esta icónica bicicleta, una de las mejores plegables del mercado, tienen su modelo eléctrico. Ha sido desarrollada en colaboración con el equipo Williams de Fórmula 1, que se ha encargado del desarrollo del motor de 250 W. La bicicleta es fiel a la esencia y fácil plegado de la marca, una de sus señas de identidad.

El motor se ubica en la rueda delantera, por lo que tenemos el efecto de doble tracción, en la rueda de delante con el motor y en la trasera por el impulso del pedaleo. Han desarrollado una tecnología de sensores inteligentes que sabe cuándo aplicar la asistencia al pedaleo, ya sea por viento en contra, por la pendiente de una cuesta, etc.

La batería de Ion-Lítio se sitúa en una mochila en la parte delantera y tiene una capacidad de 300Wh lo que nos asegura una autonomía de entre 30 y 70 Kilómetros. Podemos elegir entre diferentes tamaños de bolsa, hasta una en la que nos coge el portátil por ejemplo. Tarda en recargarse 4 horas, pero existe la posibilidad de adquirir un cargador rápido que reduce dicho tiempo a la mitad.

Precio: 2.995 euros

Riese & Muller Packster 40 vario

Riese Muller Bicicleta Carga

Uno de los sectores muy importantes en Europa, pero que en España no son tan habituales, son las bicicletas de carga. Para entender esta cuestión basta un dato: el año pasado se vendieron en Alemania más bicicletas de carga eléctricas que coches eléctricos. La asistencia de un motor eléctrico permite transportar cargas con mucho menos esfuerzo. Se suelen utilizar bastante para el reparto de paquetes de la última milla. O llevar pasajeros, ya sea a los niños al colegio o a las mascotas de paseo.

En este caso monta el nuevo motor Bosch Performance Line CX (Gen2) de 250 W con asistencia al pedaleo de hasta 25 km/h y un par de 75 Nm, lo que da una ratio de asitencia al pedaleo de hasta un 300%. Además ha mejorado su eficiencia lo que se traduce en un 18% menos de consumo de batería, en este caso de 500 Wh, pero tenemos opción de duplicar su capacidad con una segunda unidad. Toda la información puede ser controlada desde el display pero también desde el smartphone. El sistema de cambio va integrado en el buje trasero en este modelo, perfecto para ahorrarnos mantenimiento.

Precio: 5.343 euros

Bicicletas eléctricas de montaña

Son uno de los modelos más vendidos, en sus diferentes tipos y hoy en día no hay marca que no se precie que no tenga una amplia gama.

Conor E-MTB Java

Conor

Se trata de una bicicleta eléctrica de montaña de gama de entrada pero que puede ser perfecta para que muchos disfruten de esta modalidad sin gastar una cantidad de dinero muy elevada. Dispone de un motor Bafang RM G020.250.DC ubicado en la rueda trasera, por lo que la sensación de pedaleo no será tan natural como en las que lo sitúan en el eje del pedalier.

La batería es de Silion-Rockets y va ubicada en el interior del cuadro y 14.000 mAh que nos da autonomía entre 60 y 90 kilómetros. La asistencia al pedaleo se controla desde la consola que se sitúa en el manillar, lo que permite regular fácilmente mientras vamos en marcha si tenemos, por ejemplo, más o menos cuesta o si el viento nos da de cara.

Precio: 1.490 euros

Merida E Big Seven 300

Merida

Se trata de una bicicleta de montaña con suspensión delantera que podemos elegir tanto con ruedas de 29″ como de 27,5″, una tendencia en auge en la bici de montaña. Dispone de un motor Shimano E7000 60Nm y una batería Shimano E8010 de 36 V y 14.000 mAh que podemos desmontar fácilmente para cargar en casa.

Su peso es de 22,56 kg. que no está nada mal si descontamos los 2,8 kg que pesa el motor. Tiene disponible un cargador rápido que en dos horas y media llega al 80% de carga, algo importante si nos vamos a estar moviendo de un lado para otro. Tiene garantía de por vida en algunos componentes como el cuadro.

Precio: 2.550 euros

Giant STANCE E+2 Power

Giant

En este caso la marca Giant nos ofrece una amplia gama. Este modelo está destinado a Trail y tenemos el motor Giant SyncDrive Sport situado en el eje, siendo uno de los más eficientes del mercado. Incorpora la tecnología Giant PedalPlus con 6 sensores para detectar la fuerza que se está aplicando al pedal, la inclinación del terreno y ajustar de este modo también la asistencia del motor con el modo smart assistance.

Lo complementa una batería de 500 Wh, lo que facilita salidas largas de 100 km o incluso más. Además ofrece carga rápida al 60% con una hora. La asistencia se activa o se cambia el modo desde el manillar con un pequeño cuadro de mando. Para controlarlo todo podemos conectarla con la aplicación Giant E-bike, aunque esta no recibe precisamente buenos comentarios de sus usuarios.

Precio: 3.299 euros

Specialized Turbo Levo

Presume de ser la bicicleta eMTB más ligera de su clase. Dispone de un motor Specialized 1.1 de 240 vatios con una potencia de 35 Nm que se sitúa en el eje del pedalier. La batería se encuentra integrada en el cuadro y con sus 320 Wh nos asegura una autonomía de hasta 5 horas, algo que será suficiente hasta para los más exigentes. Además se le puede añadir una segunda batería que se guarda en el portabidón y se conecta al cargador de la bici, aumentando de esta manera su autonomía.

Mención aparte merece su sistema de control mediante una app, que además de permitir elegir el grado de asistencia y personalizarlo según la ruta que vayamos a seguir, podremos recibir avisos y alarmas o registrar nuestro recorrido dentro de la propia aplicación. Por supuesto también tiene un control manual en el que nos va indicando el nivel de batería o si queremos cambiar el modo de asistencia.

Precio: 5.999 euros

Haibike XDURO AllMtn 8.0

Haibike

Una bicicleta eléctrica de montaña que fue premiada en 2019 por su diseño. Dispone del nuevo FLYON Haibike ePerformance System con pantalla a color integrada en el centro de la potencia. Nos ayuda a controlar la potente luz delantera Skybeamer de hasta 5.000 lúmenes para poder rodar también de noches por senderos sin problemas. Su motor es el Flyon, HPR120S, con un par de 120 Nm uno de los mejores de su categoría y que no defraudará. La batería de 630 W integrada en el cuadro y que se puede bloquear con una cierre desarrollado con Abus, uno de los referentes del sector de la seguridad.

Es una bicicleta de gama alta. El cuadro, de carbono y aluminio, así como el resto de componentes de primera calidad hacen que esta sea una de las bicicletas más reconocidas en el mercado. Claro que todo esto eleva también su coste.

Precio: 6.999 euros

Bicicletas eléctricas de carretera

El sector de la bicicleta de carretera también ha ido introduciendo diferentes modelos y hoy en día se puede elegir entre una gran gama de modelos. Vamos a ver algunos ejemplos:

Cube Agree Hybrid C:62

Cube

No son tan habituales pero poco a poco se van imponiendo ya que permiten seguir el ritmo del grupo aún en nuestros peores días. En este caso hablamos de una eléctrica de carretera con un motor Fazua Evation 1.0 Drive Pack, con una par de 60Nm y 250W de potencia. La batería se integra en el cuadro y es extraíble. Tiene una capacidad de 7.000 mAh por lo que podemos disponer de asistencia hasta en las salidas más largas.

El control de asistencia al pedaleo se regula mediante un pequeño mando que marca la duración de la batería y los tres niveles de asistencia que podemos elegir. El cuadro es de carbono lo que ayuda a rebajar el peso de la bici para dejarla en unos ajustados 14,9 kilos. Una bicicleta con una gran relación calidad precio que seguro que no defrauda.

Precio: 3999 euros

Orbea Gain M20

Orbea Gain M20

Orbea tiene una gama muy interesante en bicicletas eléctricas de carretera. Este modelo destaca precisamente por no parecerlo, ya que la batería de 250 W y una autonomía estimada de 75 km se encuentra integrada en el cuadro. Al modelo de 2020 se le puede añadir una segunda batería ubicada en el portabidón. El motor se ubica en la rueda trasera con un par de 40 Nm y esto ayuda a no sentir resistencia cuando no está en marcha.

El cuadro es de carbono, lo que da más ligereza a todo el conjunto. En este tipo de bicis lo que se busca no es tener asistencia al pedaleo en todo momento, sino más bien justo cuando lo necesitamos, ya sea por una cuesta, porque nos descolgamos del grupo con el que vamos, etc. Y todo manejado desde el manillar, donde decidimos qué nivel de asistencia deseamos. Si buscamos modelos de 2019 podemos encontrar algunos con descuentos muy interesantes.

Precio: 4.699 euros

Trek Domane+ LT

Es una bicicleta eléctrica de carbono, lo que ya la sitúa en la gama alta. Su sistema de asistencia está pensado para actuar cuando se necesita, ya sea porque se sube el ritmo en el grupo en el que vamos, por viento de cara o si afrontamos una subida exigente. La batería está integrada en el cuadro con una capacidad de 7.000 mAh y 250 Wh.

Su motor de 250 Wh, está integrado en el eje y destaca por ser uno de los que menos fricción genera cuando no se utiliza el motor eléctrico. El control se realiza con un mando ubicado en el cuadro que nos permite elegir entre tres grados de asistencia con solo tocar un botón. Como curiosidad destacar que admite ancho de rueda de hasta 38c, para aquellos a los que les guste tener una Gravel y meterse por todo tipo de terrenos.

Precio: 5499 euros

Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores.

Imágenes | Richard Masoner / Cyclelicious
| ebikeisrael | olivermann


La noticia

Guía de compras de bicicletas eléctricas: en qué hay que fijarse antes de comprar y 15 modelos recomendados

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Roberto

.