Esto es lo que dice Zity que está haciendo para convencer a los usuarios de que vuelvan al coche compartido

Esto es lo que dice Zity que está haciendo para convencer a los usuarios de que vuelvan al coche compartido

Cuando los primeros coches compartidos llegaron a las calles de Madrid pocos sabían qué era aquello del carsharing. Los habitantes de la capital mirábamos esos vehículos de colores vivos y grandes rótulos con el nombre de compañías de las que no habíamos oído hablar nunca y los imaginábamos parte alguna campaña publicitaria disruptiva, de esas que convierten la Plaza del Callao en un campo de refugiados o dejan un polo de mármol de dos metros y medios en Alonso Martínez.

El carsharing era algo tan nuevo que su principal reto en los últimos años ha sido darse a conocer y ganar la confianza de los madrileños como alternativa para sus desplazamientos urbanos. Y cuando parecía que se acercaban a ese objetivo, según diversos estudios que señalaban el crecimiento del sector, la pandemia de COVID-19 los ha hecho retroceder varias casillas y los ha obligado a tomar medidas de excepción.

Zity es una de las cuatro compañías de carsharing que operan en Madrid. Con el inicio del estado de alarma, el 14 de marzo, detuvo su actividad y no la retomó hasta el 20 de mayo. Dos meses de parón en los que, además de acogerse a un ERTE para asegurar su viabilidad, ha tenido que repensar cómo recuperar a unos usuarios para los que el dinero o las cualidades del servicio ya no importan tanto como la salud y las mayores posibilidades de contagio al compartir vehículos con desconocidos.


Cuestionado acerca de cómo se plantean recuperar la confianza de sus clientes, Javier Mateos, CEO de Zity, ha señalado a Xataka que han abordado varias transformaciones para ello: «Hemos establecido protocolos internos para reforzar la higienización de la flota, hemos solicitado una certificación por parte de AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación) para que una entidad externa asegure que estamos poniendo en marcha correctamente las medidas de higiene y, además, hemos hecho cambios en el servicio para cubrir toda la zona de la M-40, facilitar el alquiler de larga duración y reducir las tarifas”.

Entre las medidas de higiene destaca la creación de patrullas itinerantes de limpieza que, gracias a la monitorización de los vehículos, escanea sus usos y determina cuáles necesitan una higienización en función del número de veces que haya sido utilizado. Según Mateos, todos los coches que prestan servicio son desinfectados al menos una vez al día.

Pero ¿cómo se aseguran de que cada vehículo se limpia al menos una vez al día? “Al tener toda la información de la flota en tiempo real, activamos y desactivamos cada uno de los vehículos en función del uso que esté teniendo. El criterio máximo para cada limpieza es el tiempo que pasa entre higienización e higienización. Además, hemos reforzado los protocolos de limpieza para cuando pasan por la base de carga, que suele suceder cada dos días”, señala.

Más allá de eso, el CEO de Zity apela a la responsabilidad de los propios usuarios, para que cumplan con la obligación de usar mascarilla en estos vehículos y sigan las recomendaciones higiénicas dictadas por las autoridades, para que “el usuario sea primera barrera de defensa contra cualquier tipo de infección”.

Incremento del transporte privado

Las previsiones de varios informes sobre el uso del transporte público y compartido después de la pandemia no son nada halagüeñas para este sector. Un estudio internacional de la consultora tecnológica Capgemini señala que más del 60% de los españoles encuestados opinaba que el uso del coche propio reducía las posibilidades de contagio, más de un 40% afirmaba que ahora usaría más su automóvil y un 36% aseguraba que está pensando en comprar un automóvil tras la emergencia sanitaria.

En Madrid, los datos del Consorcio Regional de Transportes registraron una caída de más del 70% en el uso del transporte público durante el mes de mayo con respecto a las cifras del año anterior. Y, aunque conforme se avance en la nueva normalidad se prevé que esas cifras aumenten, no parece que se vaya a alcanzar un volumen de tráfico similar al que había antes de la pandemia a corto plazo.

Javier Mateos

Desde Zity, sin embargo, aseguran que las cifras de uso de sus vehículos desde que retomaron su actividad a finales de mayo son mejores de las que esperaban y creen que, si no hay rebrotes ni nuevos confinamientos, podrán alcanzar números previos a la pandemia durante el próximo otoño.

“Hicimos unas previsiones conservadoras por las que estimamos que a lo largo del verano podríamos retomar una tasa de uso del 50% con respecto a lo que se venía usando Zity antes de la pandemia. Pero, a 40 días del relanzamiento, estamos en tasas cercanas al 70%, y en picos de actividad rondamos el 80-90%”, señala Mateos.

Para el CEO de Zity, esto se debe, por una parte, a las medidas que han adoptado, pero también señala que el carsharing no es lo mismo que el transporte público, pues aunque sus coches sean utilizados por varios usuarios, en comparación muchas menos personas pasan por sus vehículos y no hay aglomeraciones.

“Somos conscientes de que parte de nuestros usuarios vienen de tener una necesidad de desplazarse que antes cubrían con transporte público y que ahora, con las restricciones actuales, no pueden usar. Y también hay usuarios que tienen miedo de meterse en un metro o un autobús y contagiarse. Del mismo modo, también somos conscientes de que parte de la demanda del carsharing ha migrado a vehículos privados”, explica.

Riesgos de rebrotes y viabilidad

Tras unos meses difíciles, y de acuerdo con la información facilitada por la empresa, Zity parece estar recuperándose del impacto de la pandemia. Sin embargo, el riesgo de nuevos rebrotes existe y nadie puede asegurar que en el futuro los españoles no nos tengamos que recluir de nuevo.

“Esa es la gran duda en el horizonte. Ya hemos despejado la de cómo percibe el usuario el carsharing en esta situación, pero no sabemos si habrá un rebrote en otoño. Para prevenir esa posibilidad, hemos establecido los protocolos de seguridad ya mencionados y estamos trabajando en obtener dispositivos de higienización automática para los vehículos, que esperamos tener instalados en septiembre u octubre”, explica el CEO de Zity.

Pero, más allá de la adecuación del servicio, cabe preguntarse si Zity, tras el parón y la reducción de su demanda, podría afrontar económicamente una nueva cuarentena o si, por el contrario, un nuevo confinamiento pondría en peligro su viabilidad. ¿Está en peligro el futuro de la compañía de carsharing?

“Ferrovial y Renault (propietarias de Zity) no se meten en este charco desde hace tres años si no es para hacerlo a largo plazo, porque además queremos extender el servicio por hasta diez ciudades de toda Europa en los próximos años. En París ya hemos empezado. Vamos a seguir seguro, porque los pasos que hemos dado refrendan la viabilidad del negocio”, segura Mateos.

Zity lleva tres años, desde su nacimiento en 2017, en números rojos. La compañía tenía previsto alcanzar la rentabilidad durante este curso, pero la pandemia ha hecho que ese objetivo se haya retrasado a 2021.

“A medida que ganamos escala, se desarrollan vehículos que consumen menos y nos permiten ser más eficientes y más usuarios conocen el carsharing, la rentabilidad está más cerca. Ferrovial y Renault lo tienen claro”, señala el CEO de Zity.

El Ayuntamiento de Madrid confía en el ‘carsharing’

El Ayuntamiento de Madrid, por su parte, ha mostrado su confianza públicamente en la vuelta a la actividad del carsharing de forma segura. Su delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, se reunió con representantes de las cuatro compañías que operan en la capital – Share Now, Wible y Emov, además de Zity- a finales de mayo para trasladarles el apoyo del consistorio y anunciarles la apertura de la primera zona de aparcamiento exclusivo para transporte compartido de la ciudad en el entorno de IFEMA.

El Ayuntamiento de Madrid también informó entonces de que abrirá nuevos aparcamientos para carsharing en otros puntos de la ciudad, incluida la almendra central, porque esta opción de movilidad “es un medio de transporte limpio, seguro y accesible para todo el mundo”. Asimismo, desde el consistorio madrileño han asegurado a Xataka que “apoyan esta tecnología eléctrica con incentivos fiscales”.


La noticia

Esto es lo que dice Zity que está haciendo para convencer a los usuarios de que vuelvan al coche compartido

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Pablo Rodríguez

.