El cometa 2I/Borisov fue el primero proveniente de otro sistema solar, también es el objeto espacial más prístino jamás observado

En octubre de 2019 los astrónomos observaron por primera vez al cometa que luego pasó a llamarse ‘2I/Borisov’. Un cometa un tanto especial por ser el primero conocido que proviene de otro sistema solar, por ser un cometa interestelar. Pero a medida que se ha estudiado más se han descubierto más detalles interesantes de él, como su composición o, ahora, su forma no alterada.


En un nuevo estudio publicado en Nature los investigadores han analizado más en detenimiento al cometa para entender su origen e historia. Resulta que es el objeto astronómico más prístino que se ha descubierto hasta la fecha.

Sin acercarse a ningún sol

Los cometas son esencialmente trozos antiguos de material desechado de la fase de formación planetaria de los sistemas solares. Los que vienen de nuestro propio sistema solar son de gran interés para los astrónomos ya que permiten entender mejor las primeras etapas de formación del Sistema Solar. ¿Si vienen de otro sistema solar? Más interés despiertan aún.

El problema de los cometas es que con el paso del tiempo se degradan, mucho. A lo largo del tiempo el viento solar y la radiación van consumiendo el cometa provocando así que cambie su composición, forma y características. ¿La principal causa? Las estrellas y lo que emiten cuando a todos los cuerpos celestes cercanos como pueden ser los cometas.

Pero el caso de 2I/Borisov parece ser diferente. Además de ser el segundo objeto interestelar descubierto después de Oumuamua, también parece ser el que menos se ha alterado. Es decir, según el nuevo estudio, este objeto espacial puede representar el cometa más prístino jamás descubierto. A su vez, esto puede indicar que nunca ha pasado cerca de un cuerpo estelar antes de nuestro Sol.

Los autores del estudio analizaron la polarimetría de 2I/Borisov para medir la polarización de la luz del Sol a medida que pasaba por la cola polvorienta del cometa. Se encontró que 2I/Borisov era fotométricamente distinto de la gran mayoría de los cometas de nuestro Sistema Solar, con niveles mucho más altos de polarización de la luz.

Eso2106a Una imagen compuesta del cometa interestelar 2I/Borisov creada a partir de datos recopilados por el Very Large Telescope de ESO a finales de 2019.

Previamente, de hecho, sólo se ha descubierto otro cometa que se le acerque a semejantes niveles de polarización, el cometa Hale-Bopp. Hale-Bopp pasó cerca de nosotros en 1997 y por lo poco alterado que estaba se cree que nunca antes en su historia había pasado cerca del Sol, de ahí que apenas tuviese alteraciones. Pero el caso de 2I/Borisov es más interesante aún, lo que podría significar que nunca antes ha estado cerca de una estrella, ni siquiera de aquella donde se formó.

Vía | NewScientist
Más información | Nature y ESO


La noticia

El cometa 2I/Borisov fue el primero proveniente de otro sistema solar, también es el objeto espacial más prístino jamás observado

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Cristian Rus

.