‘El Cid’: la serie de Amazon no es la ‘Juego de Tronos’ española pero sí una ambiciosa y eficaz revisión del hombre detrás del mito

Las series españolas son la gran apuesta de Movistar+, Netflix lleva tiempo confiando mucho en ellas y HBO nos ha dado grandes alegrías en este 2020 con ‘Patria’ y ’30 monedas’. Faltaba por unirse al club Amazon, plataforma que va a solucionar ese vacío -lo siento, pero no cuento ‘Relatos con-fin-a-dos’ como también he preferido ignorar ‘Por H o por B’ en el caso de HBO- este próximo 18 de diciembre con el estreno de la primera temporada de ‘El Cid’.

A priori, la serie basa su interés en dos puntos. El primero es la importante figura histórica que toma como base con la promesa de contarnos “la historia del hombre detrás de la leyenda”, mientras que el segundo es contar para el papel protagonista con Jaime Lorente, un joven actor muy alza gracias a su participación en ‘Élite’ y, sobre todo, ‘La casa de papel’. Por suerte, hay más aspectos destacables en ‘El Cid’, serie de la que ya he tenido la oportunidad de ver sus dos primeros episodios.

Un buen trabajo de ambientación

Escena El Cid

Lo primero que pensé que se anunció que Amazon estaba detrás de ‘El Cid’ es que esperaba que fuera a hacer la inversión necesaria para que no fuera una nueva ‘Las aventuras del Capitán Alatriste’. Es cierto que en esa adaptación del popular personaje de Arturo Pérez-Reverte fallaba casi todo, pero tenía en mente su paupérrimo trabajo de ambientación, la primera piedra angular para que uno se meta en la historia. Por suerte, ‘El Cid’ cumple con nota en ese aspecto, notándose en todo momento que se ha trabajado con mimo para transportar al espectador a la España de hace varios siglos.

Además, es algo que se mantiene constante en lugar de confiarlo todo a las escenas más llamativas en lo visual, donde, obviamente, sí se procura darlo todo en aras de conseguir un aura de espectáculo más allá de su naturaleza de serie histórica centrada en los personajes. Más allá de eso, lo siguiente que llama la atención es su acertado ritmo que consigue imprimir frescura a lo que sucede, algo muy de agradecer sobre todo en su primer episodio, donde coincide una mayor carga de introducción con el hecho de que la duración se dispare con holgura por encima de la hora de metraje.

Con esto no quiero decir que resulte vibrante, pero los responsables de la serie sí han sabido encontrar el tono para que funciona como entretenimiento sin olvidarse de ir desarrollando la historia sin tomarse pausas innecesarias. Tampoco es que tengan mucho tiempo para eso, pues la primera temporada de ‘El Cid’ consta de apenas cinco episodios, por lo que no pueden permitirse el lujo de frenar o se acaba la temporada sin que haya sucedido nada.

Entretiene pero no enamora

Jaime Lorente El Cid

Quizá ese último tiempo sea lo que motive la duración más amplia del primer episodio -el segundo ya baja hasta unos más asumibles 50 minutos y el resto tampoco llegan a la hora-, ya que además de conocer a los personajes, también se nos presenta el primer gran conflicto al que ha de hacer frente el protagonista. No deja de ser un primer paso para que sepamos el tipo de hombre que es Ruy, el nombre por el que conocemos en la serie a Rodrigo Díaz de Vivar, por lo que tampoco esperéis algo memorable, pero sí efectivo.

Y es que en paralelo a la evolución de Ruy tenemos una complicada vida real, con el Fernando I El Grande interpretado por José Luis García Sánchez teniendo que hacer frente a multitud de amenazas, algunas que incluso desconoce. Por ahora, eso es algo que me trajo a la mente ‘Isabel’, pero sin llegar en ningún momento a alcanzar lo conseguido allí, principalmente por echar en falta conspiradores tan estimulantes como el interpretado por Ginés García Millán, al quien también podemos ver en ‘El Cid’, en la serie de RTVE. Y, obviamente, se queda lejos de ‘Juego de Tronos’ en ese apartado y en prácticamente cualquier cosa.

De hecho, en líneas generales el reparto cumple pero no enamora, ya que aportan lo suficiente como para sacar partido a los guiones, pero falta algún chispazo de genio para que nos atrapen desde un primer momento. En el caso de Lorente sí se agradece que tenga el suficiente desparpajo para transmitir bien la personalidad de Ruy sin limitarse a caer en la chulería. Y es que puede que la integridad nunca sea lo más apasionante en un personaje, sobre todo en un protagonista, pero aquí está retratada de forma certera. Quizá un poco superficial, pero nada grave.

En resumidas cuentas

Por ahora, ‘El Cid’ es una serie que cumple pero no entusiasma. Sin embargo, ofrece lo suficiente como para despertar tu curiosidad y con una primera temporada tan corta habrá que darle al menos el mérito de la duda para ver si sigue creciendo. De ser así, el inicio no dejaría de ser un pequeño peaje para lo que está por venir. De lo contrario, no tengo claro que vaya a seguir con ella más ella de esos cinco episodios en caso de ser renovada.


La noticia

‘El Cid’: la serie de Amazon no es la ‘Juego de Tronos’ española pero sí una ambiciosa y eficaz revisión del hombre detrás del mito

fue publicada originalmente en

Espinof

por
Mikel Zorrilla

.