El barco más pequeño del mundo tiene un tercio del grosor de un cabello humano: impresión 3D para investigar el movimiento de los microorganismos en el agua

La noche del 14 al 15 de abril de 1912, durante su viaje inaugural de Southampton a Nueva York, el barco de pasajeros más grande del momento tuvo un affaire con una enorme mole de hielo que acabó con la vida de 1496 personas. Esto es algo (el hundimiento del Titanic, digo) que no le ocurrirá a su hermano pequeño. Pequeñísimo, de hecho: el barco (capaz de navegar sin problemas) más pequeño de la Tierra que ha creado la Universidad de Leiden.

Con un tercio del grosor de un cabello humano (unos 30 micrómetros), Rachel Doherty, Daniela Kraft y el resto de su equipo han sido capaces de imprimir un microbote en 3-D sin hélice, pero capaz de moverse por fluidos como el agua de forma sencilla y, sobre todo, visible.


Cómo nadan las bacterias

D0sm01320j F1 Hi Res

Este grupo de investigación en física trabaja con «micronadadores»; es decir, pequeñas partículas que se mueven en fluidos como el agua y que solo se pueden seguir con un microscopio. El interés de este tipo de estudios está en entender cómo se mueven los «micronadadores» biológicos de cara a diseñar mejores formas de controlarlos. En particular, el comportamiento de bacterias y seres vivos de este tipo (y tamaño).

El problema es que, hasta ahora, la mayoría de estudios sobre el tema han estado basados en partículas con forma de esfera y eso distorsiona los estudios restándoles realismo. No es que los seres vivos estudiados tengan forma de barco, claro; y por eso mismo han hecho muchas más figuras (desde una especie de sonajero a una espiral de pasta). Pero los desarrollos hechos para poder fabricar el microbote nos permitirán estudiar formas y estructuras más realistas.


La noticia

El barco más pequeño del mundo tiene un tercio del grosor de un cabello humano: impresión 3D para investigar el movimiento de los microorganismos en el agua

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.