xvideos spankbang watchfreepornsex foxporn pornsam pornfxx porn110

eFilm, un año después: cómo «el Netflix gratuito de las bibliotecas» se ha convertido en una apuesta cultural asequible y necesaria

Hace ahora un año, cuando la pandemia que paralizaría 2020 era solo un aviso lúgubre en el horizonte, nacía eFilm, un servicio de préstamos digitales de películas basado en la red nacional de bibliotecas. Su objetivo era entonces volver a alcanzar los niveles de préstamos audiovisuales (en 2018 se contabilizaron unos diez millones) de principios de década pasada, que habían llegado a rozar el doble de esa cifra.

A las pocas semanas, el confinamiento disparó el uso de todos los servicios de streaming. Servicios públicos como museos y bibliotecas redoblaban sus esfuerzos para hacer compañía a la gente en sus casas, y experimentaron un crecimiento en su vertiente digital, paralelo al que vivieron las plataformas de entretenimiento por streaming, nunca antes visto. El uso y espíritu de eFilm, sin embargo, estaba más cerca de las instituciones de servicio público que de los negocios digitales.

Por ejemplo, el acceso exigía tener un carnet de biblioteca, aunque todos los trámites se podían hacer a través de internet. En principio solo se podía usar en las comunidades de Asturias, Canarias, Cataluña, Euskadi, Madrid, Murcia y Navarra, y el resultado de todo el esfuerzo se traducía en 20.000 películas disponibles de forma completamente gratuita, muchas de ellas notoriamente recientes. La abundancia de películas nacidas de un acuerdo con Filmin garantizaba la calidad de casi todas ellas.

La plataforma usaba la web principal de eFilm como portal hacia cada una de las regiones. Aunque el grueso del catálogo es común, en cada una de las comunidades autónomas los bibliotecarios eligen el contenido de lo que está accesible en cada plataforma, dando por ejemplo preferencia a las producciones procedentes de cada región. El resultado, en cualquier caso, es apabullante.

Hemos hablado con Celso Figueroa, CEO de eFilm, acerca de este primer año del servicio. Cómo ha evolucionado y crecido, y qué expectativas tienen de cara a 2021, aunque para empezar nos cuentan que ese objetivo de recuperar los niveles de préstamos de años anteriores no se han alcanzado por completo. No obstante, pueden presumir «en este año de bastante crecimiento: más de cien mil nuevos usuarios y casi medio millón de visionados».

El motivo de las limitaciones para llegar a más préstamos son, según Figueroa, factores como que «eFilm no está disponible en todas las comunidades autónomas y es un servicio para personas con Internet. Los DVDs físicos en bibliotecas siguen teniendo muchos préstamos, y nos parece muy bien, se trata de un recurso estupendo para aquellas personas que no tienen Internet en casa o que prefieren ese soporte, por las razones que sean». Pero reconocen que  «el consumo de streaming crece cada día, cada vez son más personas con suscripciones a diferentes plataformas y eFilm acerca también al usuario de las bibliotecas públicas cine de calidad»

Captura De Pantalla 2021 02 04 A La S 19 08 04

Novedades para el futuro de eFilm

De momento, el equipo se está centrando en mejorar la web, hasta el punto de transformar la plataforma: «hemos seguido trabajando en nuestra nueva plataforma que esperamos que salga a la luz el mes que viene, y que traerá un nuevo diseño y experiencia de usuario más agradable, con contenido recomendado, nuevas rutas para acceder al contenido, mejoras en el player…» El objetivo es en todo momento facilitar el acceso al servicio a la mayor cantidad posible de gente: «Con la nueva tecnología podrán usar eFilm bibliotecas más pequeñas, con un servicio de login universal que facilitará y ampliará el acceso».

Este servicio renovado ha ampliado también el número de comunidades en las que estava disponible eFilm con respecto a las de hace un año. Ahora llega al doble, 14 comunidades (Asturias, Cantabria, Canarias, Catalunya, Euskadi (eLiburutegia), Madrid, Murcia, Navarra, Extremadura, La Rioja, Baleares, Castilla y León y Castilla La Mancha) y 3 ayuntamientos (Torrelodones, Salamanca y Vigo). La única limitación, aparte de las zonas a las que le queda por llegar, es que hay que ser obligatoriamente socio de una biblioteca pública.

Cuando le pedimos a Figueroa un balance del año, nos cuenta que «cuando las bibliotecas cerraron sentimos más que nunca la importancia de ofrecer un buen servicio online y nos llevamos mucha gratitud de bibliotecarios, que podían seguir dando servicio digitalmente». Sus perspectivas para 2021 son «seguir creciendo y dando el mejor servicio con el lanzamiento de la nueva plataforma, con una mejor tecnología y experiencia de usuario, que supondrá que los usuarios puedan ver películas de una manera más sencilla, además de mejorar la usabilidad».

Y como guinda, un extra: «a principios de marzo estrenamos el servicio para las bibliotecas de Estados Unidos que se llamará ‘The Shelf’. Como su propio nombre indica será una gran estantería con contenido digital diverso que va desde cine y teatro online a música, pasando por audiolibros infantiles». Mucha innovación para un proyecto ambicioso y que supuso un auténtico oasis cultural durante la pandemia. Todo apunta a que 2021 será, como mínimo, igual de productivo para eFilm.


La noticia

eFilm, un año después: cómo «el Netflix gratuito de las bibliotecas» se ha convertido en una apuesta cultural asequible y necesaria

fue publicada originalmente en

Xataka

por
John Tones

.