«Con ‘Crematorio’ nos permitieron hacer lo que queríamos». Hablamos con los hermanos Cabezudo en el 10 aniversario de una de las grandes series españolas de la historia

Hace diez años era imposible pensar en una ficción nacional comandada por ‘Antidisturbios, ‘Mira lo que has hecho‘ o ‘30 monedas‘. Hace diez años todo eso empezó a ser posible gracias a ‘Crematorio‘, una serie original de Canal+ que se adaptaba a unas maneras de hacer televisión inimaginables en España. Diez años después celebramos nuestra nueva televisión recordando la clásica serie con sus dos creadores, Jorge y Alberto Sánchez Cabezudo.

Contigo empezó todo

Aprovechando la invitación de los creadores hemos querido recordar junto a los hermanos Cabezudo los tiempos en los que, tal vez sin proponérselo, cambiaron las directrices de la ficción nacional. Antes de ‘Crematorio’ todo eran episodios sin formato y duraciones desorbitadas, tanto de los episodios como de unas temporadas que parecían no tener fin. Viajemos al pasado y paremos un segundo a contemplar aquella construcción ejemplar.

Kiko Vega (KV): Muchas felicidades. Han pasado 10 años pero parecen 25, y no porque la serie haya envejecido, más bien porque en todo este tiempo no han salido muchas como ella.

Jorge Sánchez Cabezudo (JSC): Bueno, empieza a haberlas, ¿no? Todo necesita un tiempo, un arranque. Movistar prácticamente llega al mismo tiempo que Netflix, en realidad no llevamos tanto.

Alberto Sánchez Cabezudo (ASC): ‘Crematorio’ se hizo hace diez años y luego sí que hubo un poco de parón en la línea de esas series, por eso ha podido quedar en el recuerdo como algo muy fundacional, algo aislada. Y de repente en los últimos tres años nos encontramos con un nivel de producción nacional brutal. Qué siga así.

JSC: Ojo, que no estoy diciendo que desde que se hizo ‘Crematorio’ hasta que vuelve a arrancar Movistar no se haya hecho nada. Toda la ficción en abierto crece, evoluciona. De hecho nosotros si pudimos adelantarnos un poco con ‘Crematorio’ era por consecuencia de una tele que ya se estaba empezando a hacer. Cuando arrancamos ‘Desaparecida’ con Ramón Campos ya empezábamos a rodar en panorámico y con campos de luz, que era algo que no se hacía en tele. Lo que no había pasado es que una cadena de pago, y solo había una, se había lanzado a producir series originales para sus suscriptores.

Crematorio Maqueta

La gente que trabajaba en tele en España tenía mucha curiosidad y ganas de probar otros formatos. Ahora se hacen cosas de muchísima calidad y con factura de cine y temáticas inéditas. Todo eso se puede hacer porque entre ‘Crematorio’ y la llegada de Movistar la televisión se estaba moviendo, se estaba preparando. La industria española está lista para abastecer a las plataformas. Jamás habría pensado cuando empezamos en ‘Al salir de clase‘ que íbamos a tener este volumen de guionistas y creadores. Tiene mucho mérito, somos un país pequeñito.

KV: Con el paso de los años me pasa una cosa muy curiosa con la serie: la recuerdo como si perteneciese a la cosecha clásica de HBO. ¿Queríais lanzaros a jugar en esa liga de manera consciente?

ASC: Sí, yo creo que la oportunidad que nos dio Canal+ y Fernando Bovaira, que fue el que primero vio que la novela de Rafael Chirbes como una serie para una cadena de pago, nos proyectó justo ahí, a los referentes que estábamos viendo en ese momento y que tenías que comprar en dvd o empezaban a llegar a aquel Canal+. Veías aquellas series y estabas deseando contar nuestros chungos, porque eso sí que era importante: teníamos que contar nuestra historia y a nuestra manera, pero en ese formato. Queríamos lanzarnos a eso.

JSC: No es como pasa ahora, que compites con eso. Ahora haces una serie para las plataformas y compites con esos monstruos en el catálogo, entonces no se nos habría ocurrido eso, claro. Solo queríamos hacerlo con una calidad más cercana al cine. Nosotros además vivimos esa otra transición: ‘Los Soprano‘ se rodaba en cine y nosotros empezamos con Red a grabar digital y esas cámaras pasarían después a ser muy habituales en el cine. Tuvimos la oportunidad de hacerlo en ese momento, con esa novela, con ese tema y con la voluntad de una cadena que quería diferenciarse de lo que se hacía en abierto.

KV: A la hora de trabajar, del día a día en el set, ¿también había diferencia respecto a lo que veníais haciendo antes?

JSC: Entonces todo el equipo era consciente de que estábamos haciendo algo diferente, del primer al último miembro del equipo. Daniel Sosa, nuestro director de fotografía, venía de unas series donde ya intentaban cambiar la iluminación y acercarla al cine. Ahí se empezaban a tomar dinámicas de rodaje distintas, también con algo más de tiempo. Por momentos había muchas dudas al respecto, sobre todo por los tiempos que tomaban las grabaciones.

ASC: Todo el mundo se sintió muy partícipe. A todo el mundo le gustaba el guión, y la historia, y había que forzar la máquina. Ni era cine ni era tele, había que acomodar los tiempos de rodaje a la serie, y eso sí que fue el mayor esfuerzo en ‘Crematorio’.

Crematorio Entrevista

KV: Hay casi cuatro años desde la novela hasta la serie, ¿estáis metidos desde el primer momento en el proyecto?

ASC: Fernando Bovaira lee el guión en verano de 2008, nos la ofrece después y a partir de ahí nos ponemos a trabajar en la adaptación. Ahora también se tarda un tiempo en preparar un proyecto, lo que pasa que hay tantos que parece que van más rápido. Y el libro no era tan claro de adaptar, había que trabajar qué queríamos sacar de él.

JSC: Pero sí que es verdad que la intención fue terminar los guiones antes de empezar a grabar nada. En eso yo creo que la serie va en la línea de lo que hemos estado haciendo con Movistar. Estuvimos escribiendo un año para tener los guiones escritos y afrontar el rodaje con todo el material cerrado y así optimizar la producción. Ahora sí que puede ser algo más rápido, sí. Ahora antes de que salga la novela ya se han vendido los derechos.

KV: Hablemos de la cabecera, de la canción y de las imágenes. ¿Lo tuvisteis claro desde el principio o dio dolores de cabeza?

ASC: Era un poco lo que decías antes del momento HBO que se estaba viviendo. La intención era hacer una cabecera chula que estuviera lo más alejada posible de las que se veían entonces en abierto. Es verdad que pensamos que ese tipo de intro también hace mucho por venderte la serie, era algo que estuvo sobre la mesa en todo momento.

KV: Es imposible imaginar ‘Crematorio’ sin Pepe Sancho. ¿Lo tuvisteis claro desde el primer minuto?

ASC: Era muy difícil. En los procesos siempre te planteas cosas, pero la prueba para saber si uno acertó o no es si puedes imaginarte a otro tipo en ese papel. Y es imposible imaginarse a otro Bertomeu que no fuera Pepe. Además él era valenciano y conocía ese universo, aportó mucho al personaje, pero sobre todo a la serie.

Hermanos Cabezudo

KV: Antes decíais que la novela era compleja, pero lo cierto es que al igual que haríais con ‘La zona’ contáis únicamente con una temporada de ocho episodios. ¿Os quedó gana de seguir tirando del hilo?

JSC: Aquí lo tuvimos claro. La serie cerraba de manera muy potente, aunque siempre estuvo la posibilidad de seguir con esas dos mujeres heredando los marrones de Bertomeu en plena crisis. Pero en realidad el 99% del tiempo tuvimos claro que sería darlo todo en ocho episodios.

KV: Fue una serie semanal, y un poco más tarde llegaría la moda de la serie completa. ¿Esa opción era una posibilidad en aquel momento?

JSC: Eso era algo inimaginable. Era parte del formato, del ritual de los espectadores con sus series favoritas del momento.

ASC: Cómo son las cosas, fíjate. Hablábamos del cine como algo romántico, pero ahora incluso la emisión semanal ya lo es. Obligas a los espectadores a vivir semana a semana con esos personajes durante dos meses. Si me sigues, vas a estar conmigo estos meses. No me vas a despachar en un fin de semana. Las formas de consumo cambian, eso es así. Yo soy el primero en darme cuenta.

KV: Tengo la sensación de que la gente se acuerda de ‘Crematorio’ solo cuando se estrena una buena serie. ¿Tenéis esa sensación?

ASC: Nos hace ilusión que la gente se acuerde de nosotros, claro, pero también disfrutamos muchísimo con ‘Antidisturbios’. Somos espectadores y nuestra salud nos obliga a no mirar permanentemente hacia atrás.

Crematorio Pepe

KV: Cuando hicisteis ‘Crematorio’ solo estaba Canal+ y ahora hay un montón de plataformas. ¿Notáis que tenéis más facilidad ahora para colocar vuestros proyectos?

ASC: Hay más posibilidades, pero también hay más ancho de banda, más competencia. Y con la pandemia hay una cola de impresión muy larga. Ahora, creo que es una bendición que haya este nivel de producción en España, porque alguno de los que estamos intentando cerrar eran impensables hace diez años.

KV: ¿Qué os traéis entre manos?

JSC: Pues tenemos varios aviones sobrevolando y estamos aterrizándolos desde la torre de control. Necesitamos series y contenidos pero ahora en pandemia se ha quedado todo algo parado y hay que reorganizar todo un poco.

KV: Venga, vamos con la última: ¿Qué es para vosotros ‘Crematorio’?

ASC: Pepe Sancho. Recuerdo la primera prueba de cámara. Para mí le dio una dimensión al texto de Chirbes que a nosotros nos daba mucho miedo. No quedar pedante, no quedar a medio gas. Poder contar lo que contaba la novela haciendo una serie de género.

JSC: La sensación de que nos abren una puerta, de que nos invitan a llegar a un nuevo lugar. Una puerta a la que entramos con un gran equipo y con mucha más gente y que nos llevó a un lugar donde nos permitieron hacer lo que queríamos de la forma que queríamos.


La noticia

«Con ‘Crematorio’ nos permitieron hacer lo que queríamos». Hablamos con los hermanos Cabezudo en el 10 aniversario de una de las grandes series españolas de la historia

fue publicada originalmente en

Espinof

por
Kiko Vega

.