Cómo tratar las adicciones desde la psicología

En psicología, cuando hablamos de adicciones nos referimos tanto a adicciones en las cuales existe una sustancia de por medio (alcohol, cannabis, cocaína, heroína) como a otro tipo de adicciones más relacionadas con la conducta y el comportamiento (la adicción al sexo o la adicción al juego). Ambos tipos de adicciones pueden llegar a ser muy incapacitantes y perjudiciales para las personas que las sufres.

A continuación vamos a explicar las distintas fases que suelen sucederse en el tratamiento de las adicciones

4 fases en el tratamiento de las conductas adictivas

Fase 1 – Demanda de tratamiento

Esta fase coincide con el inicio del tratamiento. El objetivo es analizar el motivo por el que la persona acude a consulta (lo que se conoce como demanda) y retenerlo para que comience un proceso de tratamiento para su adicción.

Esto no siempre resulta sencillo ya que muchas veces el paciente no es totalmente consciente de su problema y llega a consulta empujado por algún familiar o incluso, en los casos más graves, por imperativos legales.

Por esta razón es importante que el terapeuta domine perfectamente lo que se conoce como “entrevista motivacional” cuyo objetivo es despertar en el paciente la motivación intrínseca por cambiar. Gracias a la entrevista motivacional el paciente adquiere consciencia de su problema y esto supone el primer paso para que se produzca el cambio.

Fase 2 – Evaluación y análisis funcional

En esta fase el terapeuta hace una evaluación completa de todas las áreas de la vida del paciente que están afectadas por el problema. De esta manera puede proponer un plan de acción para realizar los cambios más urgentes y diferenciarlos de otros cambios que tenga que resolver más a medio plazo.

En esta fase es común recurrir a distintos medios para recopilar toda la información posible de la vida del paciente, desde autoinformes, cuestionarios, entrevistas a amigos y familiares hasta medidas psicofisiológicas para evaluar la dependencia y gravedad de su adicción.

Con toda la información recopilada, podrá realizar un análisis funcional de la conducta que permita comprender qué le ha llevado a desarrollar esta adicción y, lo que es más importante, qué hace que siga estando presente en su vida.

Fase 3 – Tratamiento

La fase del tratamiento la podemos dividir en 5 etapas, por lo tanto es la fase que se prolonga más en el tiempo.

Desintoxicación: En caso de que exista una adicción a una sustancia, se busca la desintoxicación física total de la misma.

Deshabituación: La deshabituación está más relacionada con la adicción psicológica que puede ser tanto a una sustancia como a una conducta. En esta etapa se busca que el paciente consiga una abstinencia total de la sustancia y deje de realizar la conducta adictiva.

Cambio de estilo de vida: En muchas ocasiones la adicción se mantiene como consecuencia de un estilo de vida inadecuado. Cuando esto ocurra será necesario instruir y motivar al paciente para que busque nuevas metas, adquiera responsabilidades y mejore sus relaciones sociales.

Prevención de recaídas: Esta es una de las etapas más importantes de la fase del tratamiento. Con un programa adecuado en prevención de recaídas evitaremos que el paciente recaiga en su adicción y retroceda hacia fases anteriores del tratamiento.

Mantenimiento: Una vez que se ha conseguido la abstinencia total, el objetivo es conseguir mantenerla a largo plazo al mismo tiempo que se mejora la calidad de vida del paciente. Durante el mantenimiento es importante considerar un círculo de apoyo (amigos, familiares) en torno al paciente y la asistencia periódica a asociaciones de autoayuda.

Fase 4- Seguimiento

Como punto final del tratamiento de una adicción, encontramos la fase de seguimiento. El objetivo de esta fase es conocer cómo va evolucionando el paciente después de que se ha producido el alta terapeútica.

No solo nos interesamos por su relación con la sustancia o la conducta problemática sino que también nos interesaremos por su calidad de vida.

El seguimiento puede realizarse tanto por teléfono como a través de citas espaciadas en el tiemp en el consultorio del terapeuta. En los casos en que haya adicción a sustancias, también serán comunes el empleo de análisis de orina para comprobar que efectivamente se está manteniendo la abstinencia.