‘Caminantes’: una adictiva pesadilla en el Camino de Santiago a caballo entre el found footage y el cine de terror de los 70

'Caminantes': una adictiva pesadilla en el Camino de Santiago a caballo entre el found footage y el cine de terror de los 70

Durante las últimas semanas se ha notado que Orange está trabajando duro por hacerse un hueco entre los amantes españoles de las series de televisión. Primero llegó ‘The Head’, un terrorífico thriller que parecía beber de ‘La Cosa’, la obra maestra de John Carpenter pero que a la hora de la verdad guardaba más parecidos con los misterios de Agatha Christie, luego fue el turno de ‘Kosta (The Paradise)’, una curiosa coproducción entre España y Finlandia protagonizada por Fran Perea.

Hoy 10 de julio es el momento que Orange ha elegido para lanzar su primera serie original. Me refiero a ‘Caminantes’, una serie que mi compañero Kiko ya alabó hace unos días y no seré yo el que le quite la razón, porque estamos ante una adictiva pesadilla en el Camino de Santiago a caballo entre el found footage y cierto cine de terror norteamericano de los años 70.

Tan directa como efectiva

Caminantes Escena

Hay un detalle en ‘Caminantes’ que llama la atención por encima de todo lo demás: sus capítulos no  llegan a durar ni 20 minutos, por lo que el ritmo en el que se suceden los hechos tiene una importancia capital, tanto es así que el desarrollo de personajes queda en un segundo plano -eso no quiere decir que se olviden de ellos y nos dé igual lo que pueda sucederles a los protagonistas, ojo- en beneficio de que al espectador le sea imposible aburrirse con lo que sucede en pantalla.

La historia pensada por el guionista José A. Pérez Ledo no se diferencia especialmente de otros relatos de terror más allá de la particularidad de suceder mientras sus protagonistas está haciendo el Camino de Santiago. De hecho, echa mano de varios elementos utilizados a menudo, pero se nota que no lo hace por pereza, sino para construir un relato con identidad propia que al mismo tiempo bebe de múltiples referentes sin ocultarlo, pero sin caer en el error de que eso sea lo único que puede aportar al espectador.

Imagen Caminantes

Es inevitable pensar inicialmente en producciones como ‘El proyecto de la bruja de Blair’, pero ‘Caminantes’ va dejando claro poco a poco que la mezcla tiene muchos más ingredientes. Sin embargo, la sorpresa de ir descubriéndolos es tan importante que ir apuntando ciertos títulos lo único que va a servir es para reducir el impacto que pueda tener en el espectador. Como se suele decir, lo importante es el viaje y aquí el hecho de descubrirlo tú por primera vez es esencial.

Al respecto merece la pena apuntar que llega un punto en el que los flashback pasan a tener una importancia notable en la historia y que se consigue evitar que se sientan como parones para que cumplan una función más enriquecedora de lo que hemos visto hasta entonces y de lo que sucederá a partir de entonces. Eso sí, funcionan mucho mejor cuando se centran en los verdugos que en las víctimas, siendo bastante más numerosos los primeros que los segundos.

Todo en su sitio

Escena Caminantes

A eso ayuda que la puesta en escena de Koldo Serra nos meta dentro de la acción desde incluso el punto de partida en la estación de Abando en Bilbao. Tiene el nervio suficiente para que uno sienta de entrada que nos espera algo potente y luego ‘Caminantes’ no decepciona. Es contundente siempre que la ocasión lo requiere y sabe cómo manejar a los personajes para que sean algo más que víctimas propiciatorias.

Que eso no quite mérito al trabajo de casting de ‘Caminantes’, ya que todos esos actores poco conocidos logran la naturalidad necesaria para que uno pueda pensar que son personas reales que se han metido sin saberlo en la boca del lobo, donde les aguarda un futuro muy poco halagüeño. También es verdad que ninguno destaca especialmente, pero una serie así requería de un trabajo grupal compacto y por ahí no hay ninguna pega que ponerle.

Además, se agradece que en una serie que va directa al meollo en todo momento  no se descuiden los apartados técnicos o la utilización de escenarios naturales para dar más entidad a la propuesta. De lo primero incluso se sabe integrar ciertas tendencias de las redes sociales para dar más fuerza a ese cóctel entre ideas clásicas y otras más modernas, mientras que lo segundo es esencial para matizar esa naturaleza derivativa del guion y que ‘Caminantes’ sea algo más que un simple buen pasatiempo terrorífico.

En resumidas cuentas

Puede que ‘Caminantes’ no sea sobresaliente en ningún apartado, pero sí que es notable en prácticamente todo, desde el guion hasta la puesta en escena pasando por el trabajo de sus actores. Un pequeño gran entretenimiento que combina tendencias clásicas y más actuales del cine de género en formato de serie breve, lo que hace que uno acabe devorándola porque incluso hay cortes publicitarios que al menos se sienten más largos que cualquiera de los episodios de esta primera serie original de Orange.

Puedes ver ‘Caminantes’ en Orange Series


La noticia

‘Caminantes’: una adictiva pesadilla en el Camino de Santiago a caballo entre el found footage y el cine de terror de los 70

fue publicada originalmente en

Espinof

por
Mikel Zorrilla

.