‘A descubierto’: Netflix arranca su año de estrenos con una olvidable ficción bélica futurista comandada por un Anthony Mackie sintético

Desde hace tiempo, existe la regla no escrita en el cine de acción de que la escena inicial de una película de género tiene que atrapar al espectador como una explosión. Aquel famoso «empezar con un terremoto y de ahí para arriba» de Cecil B. DeMille, y que con tanta sabiduría supieron aplicar franquicias de infabilidad matemática como la de James Bond y su alumna aventajada, Mission: Impossible. 

Netflix sabe que se tiene que aplicar el cuento, no por una cuestión de calidad, sino porque con un panorama cada vez más agitado y competitivo, el espectador tiene más fácil que nunca saltar a golpe de mando a otra plataforma o seguir picoteando por la propia Netflix. Aunque cada vez el servicio contabiliza como audiencia de un producto a quienes permanecen ante la pantalla durante un tiempo más y más breve, el objetivo en ‘A descubierto’ de atrapar con una secuencia inicial ruidosa y espectacular está clara. Problema: no lo consigue. 

El gran atractivo de ‘A descubierto’ es ver a un Anthony Mackie con habilidades físicas aumentadas abriéndose paso por entornos bélicos más o menos realistas, y esta escena inicial no tiene a Mackie por ninguna parte. Y, sobre todo, es un buen ejemplo de lo que nos va a proporcionar la película: acción oscura, confusa, llena de tópicos militares un poco desfasados y con adiciones de ciencia-ficción muy realista (robots carne de cañón, drones por doquier) que ya hemos visto en muchas otras ocasiones. Es un resumen un poco de lo que se nos viene encima.

Para lo que sí sirve este arranque es para presentarnos a Harp, piloto a distancia de uno de esos drones que nunca ha estado en el campo de batalla y que vanidosamente desobedece una orden directa, ocasionando la muerte de un par de compañeros. Consecuencia: es destinado a trabajar con Leo (Mackie) en peligrosas misiones humanitarias en una zona de la Europa del Este controlada por el denominado Terror de los Balcanes. Leo, además, es un ser completamente sintético. 

Cortocircuito en los Balcanes

Pronto la misión inicial se complica, y Leo va desvelando matices en sus comportamientos que van más allá de un mero aniquilar a los enemigos de Estados Unidos. Sin duda su ambigüedad y el notable arco con el que evoluciona su comportamiento son lo mejor de la película gracias a la interpretación de Mackie, llena de sarcasmo y matices. Junto a Damson Idris (a quien hemos visto en ‘Snowfall’) y la siempre bienvenida Emily Beecham (protagonista de esa joyita que es ‘Little Joe’), lo cierto es que el trío de interpretaciones sostienen una película no tan madura como ella se cree, pero con unos buenos claroscuros inyectados por su reparto. 

Todos los matices que no tiene la puesta en escena de Mikael Håfström, a quien le hemos visto afrontar tareas más agradecidas, como la estupenda cinta de terror inspirada en Stephen King ‘1408‘ o el divertidísimo choque old-school entre Stallone y Schwarzenegger ‘Plan de escape‘. La puesta en escena de Håfström respira cierta desgana y estropea unas cuantas secuencias de acción con posibilidades gracias a una edición atropellada y confusa.

Hay elementos en ‘A descubierto’ que levantan una función algo desganada: las reflexiones sobre la robotización y despersonalización de la guerra, las posibilidades de que las máquinas armadas nos jueguen una mala pasada y presentar los conflictos bélicos como juegos de intereses, y no como cantos a la libertad. Todo ello deja caer un notable manto pesimista sobre una película demasiado enamorada de la parafernalia y los rituales militares como para que sea creíble su pacifismo. Pero, de nuevo, gracias a las encendidas escenas de diálogos entre Mackie e Idris, el invento se sostiene.

Netflix ha prometido setenta películas para este año, y muchas de ellas estarán en la línea de esta película de acción muy pendiente de tendencias recientes del cine de acción como la olvidada ‘Géminis’. Aunque ‘A descubierto’ se sostiene decentemente como un entretenimiento olvidable, es de esperar que la plataforma tenga algún as más sustancioso en la manga. O el próximo anuncio de una avalancha de estrenos va a causar mucho menos impacto.


La noticia

‘A descubierto’: Netflix arranca su año de estrenos con una olvidable ficción bélica futurista comandada por un Anthony Mackie sintético

fue publicada originalmente en

Xataka

por
John Tones

.