5 claves para crear un espacio de estudio productivo

espacio de estudio

Las bibliotecas son los lugares ideales para estudiar de forma productiva. Reúnen todas las condiciones necesarias, pues cuentan con un ambiente silencioso, mesas individuales, adecuada iluminación, salas insonorizadas… Muy aparte de que tienen todos los libros y la información que hagan falta.

Por otro lado, en casa la situación es más complicada. Aislarse de la familia y encontrar un lugar donde podamos concentrarnos no es tarea nada sencilla. Además del hogar, hay otras aristas que debemos considerar, como la pandemia, el barrio, la música de los vecinos, obras en la calle, etc.

Si no tenemos un espacio adecuado y las situaciones son irreversibles, lo mejor es acudir a una biblioteca. No obstante, la actual situación que atraviesa el mundo a causa del COVID-19 hace que nos replanteemos esta opción. Quizá solo necesitamos hacer algunos ajustes en casa para tener un área de estudio más productiva. A continuación presentamos cinco claves para lograrlo:

1. Buena iluminación
Según Eldulcehogar.es la luz natural facilita la lectura y disminuye la sensación de cansancio. Por tanto, debemos aprovechar las horas de sol para leer. Cuando llegue la noche, debemos usar la luz blanca y ubicarnos en un espacio donde no hagamos sombra. ‘’Una investigación de la Universidad de Cornell y otra de la Sociedad Norteamericana de Diseñadores de Interiores reveló que la mala iluminación causa problemas como la fatiga visual, agotamiento, estrés y jaquecas’’, indican en una de sus reseñas.

2. Elige un espacio solo para estudiar
Una habitación vacía puede convertirse en la sala de estudio perfecta. Además, aumenta la concentración tener un ambiente solo para estudiar y no para comer o dormir. En caso de que no tengamos un cuarto libre, podemos elegir nuestra habitación, pues tendremos la facilidad de realizar los ajustes que creamos oportunos.

3. Usar un asiento adecuado
Muchas horas de estudio pueden terminar por afectar nuestra postura. Por tanto, es conveniente utilizar una silla blanda, con soporte lumbar y con ruedas. La clave es mantener siempre la espalda erguida y con los pies tocando el suelo. Los reposapiés y las sillas de oficina son accesorios que solucionarán estos inconvenientes.

4. Huir de los ruidos
No es conveniente escoger el lugar más concurrido de la casa para estudiar. En caso de ruido externo, podemos usar unos tapones para los oídos. También podemos conversar con los demás miembros del hogar para informarles sobre nuestros horarios de estudio para que durante ese tiempo hagan el menor ruido posible.

5. Mantener el orden
Tener un lugar desordenado afecta nuestra capacidad de concentración, por lo que debemos mantener nuestro ambiente de estudio ordenado y limpio. Debemos ordenar el escritorio y ventilar la habitación para que el ambiente brinde una sensación agradable y favorezca nuestra concentración.

Todos estos factores permitirán tener un espacio de estudio productivo. Los mismos también pueden aplicarse para crear, por ejemplo, una oficina y trabajar desde casa sin desconcentraciones.