’30 Monedas’ 1×08′: un épico final lleno de salvaje inventiva esotérica que hace imprescindible una segunda temporada

Álex de la Iglesia acaba la primera temporada de ‘30 monedas‘ en HBO España con un clímax sostenido de una hora que cierra el principal arco de Vergara y las 30 monedas de Judas, en un espectáculo vibrante tan lleno de ideas y propuestas que nunca parecen querer conformarse con machacar ideas de anteriores episodios, sino generar y abrir puertas, expandiendo el universo ocultista de la serie hasta el infinito.

En realidad, Episodio 8 es una conclusión a un tercer acto formado por los tres últimos episodios, o al menos parece la segunda mitad del séptimo, algo que rompe un poco la dinámica de la serie, con cada uno centrado en algún aspecto concreto, como el primero los niños monstruosos, el segundo las posesiones, el tercero los espejos malditos y el cuarto un flashback en toda regla. Digamos que la coda final es la gran película a lo Carpenter de Álex de la Iglesia.

8b

Spoilers del episodio

En el episodio 7 teníamos una colisión del cine de John Carpenter (‘La niebla’, ‘El príncipe de las tinieblas’) con detalles de ‘Operazione Paura‘ (1967) de Mario Bava y historias de Stephen King como también, claro ‘La niebla‘ (The Mist, 2007) o ‘La tormenta del siglo‘ (Storm of the Century, 1999), en este el mal pasa directamente a una nueva fase y tenemos como resultado una estructura extraña.

Lovecraft y ocultismo Judeocristiano

Por una parte, venimos de un cliffhanger en el que vemos a Vergara como un ángel del infierno lleno de armas, y todo ese clímax contra el mal se resuelve en un enfrentamiento a un «monstruo final» que podría estar ubicado en los últimos minutos del episodio, pero se resuelve casi antes de los créditos. La aparición hará las delicias de los fans de Lovecraft, ya que la forma de satán es básicamente Nyarlathotep, en una aparición que queda algo deslucida por la dificultad de integrar el efecto con la acción de los actores.

Nyarlathotep

Sin embargo el momento funciona por lo extraño que supone ver a Vergara disparándose a sí mismo en uno de los cuerpos que tiene pegado el monstruo, ¿Es la criatura una amalgama especular de la realidad «malvada» de dónde salió el primer Vergara del episodio 3?. Las preguntas en el aire y lo inexplicable es una de las cosas que hacen de ‘30 monedas‘ un evento único y tan valioso, la cantidad de información acumulada por episodio es digna de algunas temporadas enteras de otras series.

Los caminos de la magia oscura que utilizan los villanos y los héroes de la serie es inagotable, tan pronto tenemos a Vergara caminando por sueños para contactar con Elena, tan pronto le tenemos haciendo un ritual alucinante que lleva el poder de el cuervo de tres ojos de ‘Juego de tronos‘ a terreno del chamanismo oriental. Cuando el episodio toma forma, una especie de ‘Salem’s Lot’ ibérico con nuestros héroes tratando de operar clandestinamente en el pueblo convertido ya en un receptáculo del mal, parece hacer un reinicio saltando dos semanas después.

Un clímax de grand guignol y locura

8h

Esto crea una prisa adicional que no le acaba de sentar bien a una serie que ya tiene sobrecarga implícita, y esto se traduce en una carrera contrarreloj de infarto, pero que deja poco tiempo para resolver el planteamiento para la siguiente con algo más de oxígeno. Dicho esto, la llegada de los conspiradores del Vaticano (con uniformes propios de El grial de ‘Predicador’) es espectacular, con todo el pueblo convertido en un conjuro diabólico de ganado muerto, símbolos arcanos en sangre y capillas sixtinas de cabezas desolladas de carnero. Pocos como De la Iglesia para dibujar una estampa más infernal, impía y salvaje para una misa negra.

Una locura que se corona con otro monstruo y más estampas de caricatura, en ese difícil equilibrio de esperpento, comedia grotesca y tebeo de acción que consigue el autor deEl día de la bestia‘ (1995). Todo queda el el filo, con Vergara defenestrado, Elena desangrándose por efecto de la magia y algunos personajes huyendo tras la deslocalización de las monedas. Queda mucho abierto y todo en un filo que hace imprescindible llegar a ver cómo continúa, al menos una segunda temporada de las tres que están en la cabeza del director.

30 monedas‘ tiende al caos en determinados momentos, con algunos detalles de montaje atropellado y algunas actuaciones tan histriónicas que llevan el terreno de cómic a lugares de exceso que chocan con el tono más serio e inquietante de la serie, cuyo acabado visual es a veces tosco, pero que compensa por la cantidad de ideas, ritmo trepidante y intensidad sin concesiones, aunque los mejores momentos son los que dedica a diseccionar su mitología, desafiando lo conocido y dando explicación a los grandes tiranos de la historia. Un fresco de imaginación desbordante y ambición épica sin excusas ni rodeos. Un regalo imperfecto pero que nos deja con ganas de mucho más.


La noticia

’30 Monedas’ 1×08′: un épico final lleno de salvaje inventiva esotérica que hace imprescindible una segunda temporada

fue publicada originalmente en

Espinof

por
Jorge Loser

.