Organigrama perfecto para un departamento de social media

Al alcanzar metas, podemos tener la tentación de organizar nuestra empresa con mucho entusiasmo y poca estrategia. Lo menciono porque en mi trabajo como consultor, puedo asegurar que la mayoría de los departamentos de comunicación en cuanto al social media en este momento, se componen de la intuición, y eso es un problema.

Elementos clave para un organigrama de social media

A continuación, he indicado 3 elementos esenciales, cuyo análisis debe ser anterior a cualquier organigrama en nuestro departamento de social media.

  1. La empresa debe tener una “misión” para la realización de una serie de objetivos a un nivel estratégico y debe ser prevista antes de elegir la estructura y las personas específicas que las llevarán a cabo.
  2. La empresa debe especificar una estrategia para alcanzar estos objetivos y, obviamente, no exigirá los mismos recursos si la estrategia es “desafiante” y vamos al mercado número 1, que una estrategia, por ejemplo, “seguidor” o de “imitador”. La composición y el organigrama de un departamento digital dependerán de forma decisiva de la estrategia propuesta sobre la base de la Misión de la empresa.
  3. Las estructuras organizacionales corresponden al marketing operacional y, por lo tanto, deben incluirse en el plan de marketing digital. Primero tenemos que establecer una estrategia que dé significado al organigrama que proponemos.

Estructura organizacional del Departamento de Social Media

Una vez establecido, esa necesidad ineludible de establecer una estrategia para la organización de nuestro departamento, nos movemos para hacer una propuesta al respecto:

El Gerente de Social Media

Es responsable de “traducir” el plan estratégico de la empresa, estableciendo estrategias de marketing y cuestiones operativas – el último – a través del mix de marketing.

Debe tener habilidades organizativas y principalmente comunicación, ya que su tarea esencial es mantener un contacto en tiempo real con todos los departamentos de la empresa y evaluar diariamente posibles desvíos en los objetivos definidos.

Por supuesto, debe ser un motivador “nato”.

El Gerente de Medios Sociales y el Gerente de Comunidad

“Social Media Manager y Community Manager”

Dependiendo del volumen de la empresa, será necesario tener ambas posiciones para realizar el plan de medios sociales.

Según lo indicado por Selva Orejón de onbranding.es:

El gerente de redes sociales debe ser responsable por el desarrollo de estudios de mercado, con foco en lo que sucede en torno a las empresas en Internet, especialmente en redes sociales y blogs. Finalmente, debe interpretar los datos en los informes, verificar la eficacia de la estrategia y proponer posibles cambios. Por otro lado, en el momento en que surge una crisis de imagen y reputación en la red, debe estar a la vanguardia de ella. “.

El Community Manager, por otro lado, “interactúa, publica, da la cara, monitorea la actividad y la imagen e informa al Gerente de Medios Sociales de la situación para que pueda dirigirla correctamente”.

El Administrador de contenido

“Content Manager”

En un momento en que sabemos que “el contenido es el rey”, es claro que un gerente de contenido es vital para nuestra estrategia digital.

El problema con esta posición es que no está bien definido en muchas ocasiones. Se cree que el gestor de contenido es un editor de publicaciones nacido que trabaja con Community Manager. Obviamente, no debe ser así.

El gestor de contenido debe seleccionar los contenidos más favorables a la marca y, lo que es más importante, decidir el formato del mismo.

De esta forma, propondrá un vídeo viral en algunas ocasiones, mientras que en otros establecer un calendario de webinars o vender ebooks para llegar a los usuarios.

Es esencial que este departamento esté en constante comunicación con los demás. De hecho, lo que caracteriza este perfil es que se dedica a la “fabricación”, sin embargo, todos los otros departamentos digitales se dedican a la “distribución y análisis” de los resultados del contenido propuesto.

Experto SEO y SEM

Es responsable de posicionar la marca en el SERPS y en el lanzamiento de las campañas PPC.

Como Sheila Moya de la WAM apuntó, SEO:

es responsable de la arquitectura web, trazabilidad e indexabilidad del sitio, relevancia de los contenidos, mejora de la velocidad en los tiempos de carga de la web, técnicas de construcción de enlaces y análisis competitivo en los motores de búsqueda.

La discusión que comienza a ser un clásico es si esta posición debe o no ser externalizada.

Mi respuesta es siempre la misma cosa – en la medida de lo posible – no se externaliza. Sabemos que, durante mucho tiempo, Google Penguin prioriza el contenido en SEO, por lo que un buen SEO para la marca es aquel que conoce el producto de una forma excelente y sabe cómo coordinar con el gerente de contenido a diario o en cualquier momento para mejorar el posicionamiento.

Por otro lado, el nivel de conocimiento del producto y del mercado que un trabajador de nuestra marca tiene debe ser siempre superior al que posee un externo, entre otros, por contacto diario y “de primera mano” con el producto o servicio, y con el resto de sus compañeros de departamento.

Todo esto no significa que si las necesidades presupuestarias lo exigen, puede y debe oponerse a un SEO externo, pero -insisto -el ideal, en mi opinión, es que esa posición se inserta 100% dentro de la organización y tiene diariamente entre en contacto con el producto y con el resto de sus colegas.

Analista de Web

Como dice Celicia Gómez de Universia, las empresas

Cada vez que invierte más dinero en Internet, es por eso que necesitan saber sobre el público, quién accede a sus sitios, cuánto tiempo pasan y lo que hacen allí. Al invertir tanto en el marketing digital, las organizaciones deben conocer el ROI (retorno de la inversión) de sus acciones. Para ello, debe saber cómo entender los datos, analizarlos y supervisar las conversiones. “.

Por supuesto, el aumento de la inversión en digital requiere más y más control sobre los resultados. Por este motivo, Universia arriba mencionada, indica que la posición de analista web será una de las más demandadas en el futuro y una de las profesiones con más progresión.

Hasta ahora, hablamos sobre posiciones que deberían incluirse en la organización física de la empresa. Por otro lado, existen algunas actividades en el área digital que, para algunos autores, pueden ser tercerizadas.

Así, Vilma Núñez, apunta como externalizables, el Web Designer, que es:

la persona encargada de crear todos los contenidos visuales de la marca en Internet y las redes sociales y el programador web, responsable de la creación de los formatos tecnológicos de la marca en Internet.

Como usted puede ver, un mundo fascinante aparece si usted está pensando en embarcarse en un entrenamiento relacionado con la comercialización digital.